SOFT SKILLS: Educar mirando al…

 

A día de hoy, un nuevo término se ha introducido en el vocabulario cotidiano del campo educativo: “soft skills”. Este concepto implica trasladar la atención a la adquisición de ciertos conocimientos y habilidades necesarios para crecer como personas, en la actualidad y para el futuro.

Por ello, hoy queremos profundizar en acercarnos a las soft skills, haciendo un breve recorrido teórico y proponiendo su puesta en práctica de manera cotidiana y real, siempre a favor de la educación inclusiva, ya que las soft skills son inherentes a todas las personas.

 

¿QUÉ SON LAS SOFT SKILLS?

De manera simple, este término se traduce como “habilidades blandas”, y engloba aquellas cualidades deseables o rasgos de la personalidad. Es decir, no tienen tanto que ver con el desempeño académico, sino con las capacidades personales y las habilidades sociales dentro de los diversos entornos en los que las personas nos desenvolvemos.

 

IMPORTANCIA DEL DESARROLLO DE LAS SOFT SKILLS: PRESENTE Y FUTURO

Las personas y la propia sociedad se encuentran en continua evolución, en la que las necesidades y demandas de las personas se materializan en cambios a nivel social y viceversa. Por tanto, dentro de este continuo cambio y evolución, es necesario preparar a la totalidad del alumnado ante el posible futuro que se pueda encontrar.

En este sentido, las soft skills, al relacionarse directamente con el ámbito social, deben potenciarse desde edades tempranas, ya que generarán un beneficio a presente y a futuro, y esta responsabilidad recae directamente sobre la escuela.

La escuela es la primera institución social a la que los niños y niñas pasan a formar parte, y además se configura como una sociedad a escala reducida. Se configura como un espacio en el que existen diferentes agentes sociales y protagonistas que se relacionan entre sí.

El desarrollo de estas habilidades desde edades tempranas otorgará a los niños y niñas capacidad de autolideración, de autonomía, de confianza en sí mismos, lo que asegurará el respeto de sus derechos y su participación real.

 

LAS SOFT SKILLS MÁS IMPORTANTES

Tal y como se indicó al inicio, las soft skills son inherentes a todas las personas, de manera que todos y cada uno de nuestros alumnos y alumnas, en armonía con su diversidad, pueden desarrollarlas.

Las soft skills a las que más importancia se le da en el presente para favorecer el futuro son, principalmente:

  • Autoconcepto realista para poder hacer un análisis de uno mismo en cuanto a sus cualidades y aspectos a mejorar.
  • Motivación propia hacia el aprendizaje autónomo y constante.
  • Comunicación verbal, no verbal y escrita efectiva.
  • Gestión del tiempo para un desarrollo positivo de la productividad.
  • Inteligencia emocional en relación a uno mismo (identificación y autocontrol emocional) y con los demás (empatía, solidaridad, habilidades sociales).
  • Adaptabilidad al cambio y resiliencia.
  • Pensamiento creativo y crítico, ser capaz de aprender a tener ideas propias y a desarrollar la curiosidad para generar sus propias opiniones, y también para encontrar varias soluciones ante una situación y escoger la más adecuada.

 

LAS SOFT SKILLS EN LOS DOCENTES

Además de buscar el desarrollo de estas habilidades en el alumnado, también son fundamentales para los profesionales en su día a día.

Esta idea radica en que, los docentes, por una parte, se relacionan con el resto de profesionales implicados, y por otro lado, la actividad docente se realiza en interacción con su alumnado.

Así, en el caso de los docentes, hay una serie de soft skills que deben formar parte de su figura, aunque muchas de ellas son cualidades y aptitudes inherentes que nacen de la propia vocación. Algunas de ellas podrían ser:

  • Creatividad en su labor docente.
  • Adaptabilidad ante los cambios.
  • Pensamiento crítico y analítico ante su propia práctica docente.
  • Capacidad para gestionar y liderar.
  • Predisposición para el trabajo colaborativo y cooperativo.
  • Motivación, iniciativa, perseverancia, curiosidad e interés por seguir realizando la labor docente con mayor calidad.
  • Mentalidad abierta, flexibilidad, sentido del humor, optimismo y empatía para transmitir a sus iguales y a su alumnado.
  • Control y dominio del lenguaje corporal, gestual y no verbal.
  • Inteligencia emocional para afrontar diversas situaciones.

De esta manera, los docentes podrán posicionarse como verdaderos ejemplos de aprendizaje, y sobre todo, como agentes de cambio, por y para el desarrollo integral de la totalidad de su alumnado, creando un verdadero ambiente inclusivo dentro de las aulas.

 

CONSIDERACIONES PARA DESARROLLAR LAS SOFT SKILLS DESDE EL AULA Y GARANTIZAR UNA EDUCACIÓN INCLUSIVA

La mejor manera de materializar el desarrollo de las soft skills es a través de metodologías activas, en donde los niños y las niñas tengan que enfrentarse a situaciones reales en las que ponerlas en práctica, y en las que todo el alumnado tenga cabida para participar.

Así, aunque ya hablamos con anterioridad sobre las metodologías activas, os resaltamos algunas de ellas: ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos), Aprendizaje basado en problemas, Aprendizaje servicio, Trabajo cooperativo y Aprendizaje por descubrimiento.

Además, todas las actividades propuestas deben estar integradas en situaciones aprendizaje con unos objetivos concretos y desarrollar a través de materiales dinámicos y flexibles, que puedan adaptarse y responder a la diversidad del alumnado.

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta para favorecer el desarrollo de las soft skills es la propia evaluación, y para ello es necesario promover la autoevaluación y la heteroevaluación, de manera que el propio alumnado sea consciente de sus puntos fuertes y débiles. En este sentido, se puede valorar aspectos relacionados son: la iniciativa, la implicación, el compromiso con los demás, la creatividad, la actitud ante la resolución de conflictos, la autogestión del tiempo…

Por tanto, aquí os dejamos algunos consejos:

  • Permitir que tomen sus propias decisiones, siempre adaptadas a su edad, y con un nivel de importancia progresivo, para que poco a poco asuman responsabilidades y comprendan las consecuencias de las acciones.
  • Cuestionar sus ideas con preguntas. Para que desarrollen un verdadero pensamiento crítico y puedan aprender a abrir su visión ante diferentes puntos de vista.
  • Proponerles retos, ya que son una forma excelente de que aprenden a superar dificultades y a enfrentarse a los problemas y buscar soluciones. Así, al mismo tiempo también se estará potenciando la automotivación y su tolerancia ante la frustración.
  • Utilizar el juego como principal vía de aprendizaje, un juego colaborativo, para que aprendan a trabajar en equipo, elaborar estrategias, escuchar, respetar, liderar…

 

En tiempos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro (Eric Hoffer).

Si nos quieres dar tu opinión sobre las soft skills o contarnos propuestas para favorecer su desarrollo, no dudes en escribirnos a ed*******@fa***.org.