Osteoporosis, la "epidemia silenciosa" del…

La osteoporosis, una enfermedad crónica que afecta a más de 3,5 millones de personas y causa unas 65.000 fracturas de cadera al año en España, se ha convertido en una de las principales enfermedades en el mundo, diagnosticándose en muchos casos ante la aparición de fracturas sin sí­ntomas previos. De ahí­ que se la conozca como la ‘epidemia silenciosa’ del siglo XXI: una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres mayores de 50 años sufrirá una fractura causada por debilidad ósea, vaticinan los expertos.

Bajo el lema «Para en la primera. Que tu primera factura sea la última», mañana 20 de octubre, tendrá lugar el Dí­a Mundial de la Osteoporosis. En este marco los expertos recuerdan que las fracturas vertebrales constituyen el tipo más común de fractura por fragilidad. Sin embargo, su diagnóstico aún sigue siendo pobre y el tratamiento muchas veces inexistente.

La Fundación Internacional de la Osteoporosis (IOF, en sus siglas en inglés) indica que las fracturas por fragilidad no son un accidente, son señales de alerta: una conduce a otra. «Una persona que haya sufrido una fractura osteoporótica presenta el doble de probabilidad de sufrir una nueva fractura si no recibe un diagnóstico y tratamiento adecuado», explica el Dr. Dí­az Curiel, presidente de la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO).

Por su parte, la IOF recomienda a las personas de más de 50 años de edad o que hayan sufrido una fractura, que soliciten al médico una evaluación clí­nica, incluida una densitometrí­a ósea. Así­ se podrá pronosticar el riesgo de sufrir nuevas fracturas en el futuro.

Los expertos también inciden en la importancia de un diagnóstico precoz, ya que este tipo de fracturas tiene importantes consecuencias, que pueden provocar que la columna se colapse y conducir a una postura anormal que producirá pérdida de estatura o insuficiencia respiratoria, explican.

Las fracturas osteoporóticas conllevan un importante deterioro de la calidad de vida e incapacidad funcional generando un gran coste económico y social. En España, la osteoporosis genera al año unos costes directos de más de 126 millones de euros y unos costes indirectos de 420 millones, recuerdan los especialistas.

 Ante la situación de incertidumbre, los expertos creen que las medidas de recorte y la implantación de sistemas de copago farmacéutico no deberí­an suponer una limitación a la innovación y a que los pacientes sigan teniendo acceso a los mejores tratamientos disponibles.

El Dr. Antonio Torrijos, vicepresidente de FHOEMO, da claves para la prevención de la osteoporosis: una dieta rica en calcio, realizar ejercicio fí­sico habitualmente, abandonar el tabaco y el alcohol, y una exposición solar para lograr los niveles de vitamina D recomendados. También recomienda para evitar el riesgo de caí­das, un calzado adecuado, evitar los suelos deslizantes, así­ como un buen control y uso de los fármacos.

Por último, Carmen Sánchez, presidenta de la Asociación Española contra la Osteoporosis (AECOS), destaca la importancia de que las autoridades sanitarias reconozcan la osteoporosis como enfermedad de gran prevalencia crónica y degenerativa, y que se garantice el acceso a todos los pacientes a los medios de diagnóstico y tratamiento, con independencia de su lugar de residencia.

«Desde el punto de vista de los pacientes, se tendrí­a que mejorar la prevención, el diagnóstico y la adherencia. El médico de Atención Primaria deberí­a tener mejor formación en osteoporosis, mayor capacidad para prescribir algunas pruebas diagnósticas que les permitan derivar a los enfermos a los especialistas con mayor agilidad. Debemos tener en cuenta que la mayorí­a de los especialistas sólo pueden ver a los pacientes una vez al año y que recae en Atención Primaria una parte muy importante del tratamiento», manifiesta la presidenta de AECOS.