Esperanza Aguirre destina 130 millones…

Esperanza Aguirre presenta el PlanLas clí­nicas privadas de la Comunidad de Madrid recibieron el año pasado un 25,4% más de lo que el Parlamento regional habí­a aprobado en sus presupuestos. Aguirre destinó 130 millones de euros más de lo previsto al sector privado de la sanidad madrileña. La información ha sido recogida por El Paí­s, que ha tenido acceso a las cuentas anuales del Servicio Madrileño de Salud (Sermas).

Según el ejecutivo de Esperanza Aguirre, este desví­o en las cuentas se debe a la apertura del Hospital de Torrejón. Antes de inaugurarse, los costes de este centro se incuí­an en la Dirección General de Infraestructuras. «Al entrar en funcionamiento, se hace una modificación presupuestaria y se incorpora al Sermas, con el consiguiente incremento en la partida», como explica un portavoz de la Consejerí­a de Sanidad al citado periódico. Además, ha influí­do «la actualización del IPC en los contratos sobre el previsto inicialmente y la liquidación con los centros de gestión privada que atienden más población de la que estaba contemplada en ese año», se excusaba el protavoz de la Comunidad.

Las cuentas del Sermas no están al alcance de los ciudadanos. Tampoco de los diputados regionales. El presupuesto de esta empresa pública escapa al control de la Asamblea de Madrid, impidiendo que la oposición pueda pedir responsabilidades polí­ticas al gobierno de turno.

La noticia del aumento del gasto en sanidad privada llega en medio de un clima de recortes a lo público llevado a cabo por los gobiernos del PP. Tanto el gobierno nacional de Mariano Rajoy como las Comunidades Autónomas gestionadas por los conservadores han anunciado recientemente ajustes presupuestarios que afectan al gasto público. En Madrid, por ejemplo, Aguirre ha realizado recortes de sueldo y de plantilla en la sanidad pública . Además, ha impuesto una tasa de 10 euros por la emisión de la Tarjeta Sanitaria.

Los médicos han realizado diversas protestas en las últimas semanas. Recientemente, los trabajadores de la Sanidad madrileña se encerraron durante 24 horas en el Hospital Ramón y Cajal. La Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts) ha anunciado la convocatoria de cinco dí­as de huelga, entre el 1 y el 5 octubre.