Piden al Gobierno que concrete…

La Confederación Española de Federaciones y Asociaciones de Atención a las Personas con Parálisis y Afines (Aspace) aplaudió la elaboración del borrador de la futura Ley del Tercer Sector por parte del Gobierno, si bien le pidió que concrete más las medidas de sostenimiento y promoción de las asociaciones no gubernamentales para que su impacto sea mayor.

«Siempre es deseable y bienvenido establecer procedimientos para nuestras relaciones con las administraciones, ya que se ahonda en cuestiones básicas de transparencia y equidad», afirmó Jaume Marí­, presidente de Aspace.  En este sentido, Aspace, que representa a 120.000 personas con parálisis cerebral de toda España, apuesta por que la nueva Ley del Tercer Sector de Acción Social tenga una «transposición a los territorios autonómicos más clara y detallada», para garantizar una aplicación equiparable en cada comunidad autónoma.

 

Por otra parte, la entidad aplaude la iniciativa del anteproyecto de equiparar con el resto de proveedores privados las obligaciones pendientes de pago de las administraciones con las entidades del Tercer Sector, relativas al pago de los servicios sociales ofrecidos a los ciudadanos. Sin embargo, entiende que serí­a «deseable» la incorporación de cláusulas sociales en los conciertos para la prestación de servicios relacionados con la discapacidad, «de tal forma que los criterios no sean únicamente económicos, pues favorecen a las empresas privadas».

Además, «cabe recordar», prosigue Aspace, que estas cláusulas sociales están amparadas por la normativa europea y no suponen ningún atentado contra la libre competencia, sino que, al contrario, garantizan la participación de entidades sociales sin fines lucrativos y décadas de experiencia.

Por último, finalmente, en lo referido a la creación de un inventario público y accesible de entidades del Tercer Sector de Acción Social con información estadí­stica, Aspace recuerda la necesidad de contar con un «censo real y actualizado» de las personas con parálisis cerebral que viven en España, ya que hasta la fecha las cifras sobre las que trabaja el colectivo están elaboradas a partir de datos estadí­sticos.