Los neurólogos critican que las…

En la imagen, un neurólogo.La Sociedad Española de Neurologí­a (SEN) criticó este jueves que las enfermedades neuromusculares y la distoní­a adolecen de escasez de tratamientos farmacológicos eficaces e inisistió en la necesidad de mejorar el diagóstico, el tratamiento y la investigación de estas enfermedades.

Precisamente, coincidiendo con la celebración del Dí­a Europeo de la Distoní­a y el Dí­a Nacional de las Enfermedades Neuromusculares, que se conmemora mañana viernes, la SEN explicó que la distoní­a es el segundo trastorno del movimiento más frecuente después de los parkinsonismos y estimó que en España existen actualmente unos 20.000 casos de los cuales, aproximadamente, un 50% de los mismos serí­an de origen genético (distoní­a primaria), y el otro 50% restante corresponderí­a a pacientes con distoní­a secundaria, como consecuencia de lesiones cerebrales, fármacos, tóxicos u otras enfermedades, principalmente, neurodegenerativas.

Según manifestó la coordinadora del grupo de estudio de Trastornos del Movimiento de la SEN, Rosario Luquin, las formas más generalizadas suelen ser hereditarias y aparecen durante la infancia y en la edad adulta, las formas más frecuentes son las distoní­as focales, es decir, aquellas que «únicamente» afectan a una parte del cuerpo.

La distoní­a se caracteriza por la presencia de contracciones musculares involuntarias, a menudo dolorosas, que producen movimientos repetitivos o posturas anómalas. Actualmente no se conoce con exactitud el origen de la mayorí­a de los casos de distoní­a, pero en muchos casos se ha demostrado que existe una alteración en el funcionamiento de ciertas estructuras cerebrales y, fundamentalmente, de los ganglios basales.

Por último, en este sentido, Luquin dijo que «aunque no existe un tratamiento curativo para estos trastornos, disponemos de una variedad de tratamientos que pueden mejorar un gran número de sí­ntomas. Pero no todas las personas con distoní­a responden igualmente a un mismo fármaco o a la misma dosis, por lo que encontrar el tratamiento adecuado para cada paciente, suele requerir tiempo», a lo que añadió que «es necesario realizar estudios epidemiológicos exhaustivos y profundizar en la fisiopatologí­a de la distoní­a y dedicar recursos a estos aspectos que nos permitan mejorarar el diagnóstico de estas enfermedades, muchas veces infradiagnosticadas, así­ como desarrollar nuevas estrategias terapéuticas».