La deshidratación puede provocar alteraciones…

La deshidratación influye en la capacidad de rendimiento, y en situaciones de deshidratación leve de sólo el 2 por ciento, resultan afectadas habilidades cognitivas como la coordinación viso-motora, la atención y la memoria a corto plazo, según ha explicado el presidentes de la Fundación para la Investigación Nutricional (FIN), presidente de la Academia Española de la Nutrición (AEN), y catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, el doctor Lluí¬s Serra-Majem en el simposio ‘Avances en hidratación, alimentación y salud’.

Además, en este encuentro que se ha celebrado en el marco del Congreso de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) en Sevilla, también se ha puesto de manifiesto que en niveles superiores produce un descenso en la capacidad de alerta y concentración, y aumenta el cansancio, la fatiga y la somnolencia.

 

El agua es un nutriente esencial que se obtiene a través del consumo de los diferentes alimentos y bebidas que se toman a diario y a lo largo del dí­a. «Actualmente, existe una mayor concienciación sobre la importancia de estar adecuadamente hidratado y, en especial, ante condiciones ambientales determinadas», ha apuntado la directora del Grupo de Investigación VALORNUT y catedrática de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid, la Rosa Mª Ortega.

Por último, por ello, los experto recomiendan que entre un 75-80 por ciento del lí­quido que ingerimos a diario provenga de las bebidas y un 20-25 por ciento de los alimentos, ya que el papel del agua en el organismo pasa por transportar los nutrientes, eliminar las sustancias de deshecho, y la regulación térmica.