Crean un 'body' que ayuda…

En la imagen, el body que permite detectar las cardiopatí­as congénitas.El Hospital General de Valencia y la Universidad Politécnica han desarrollado un body inteligente con unos sensores que, a partir de la trasmisión y análisis de las señales fisiológicas de los recién nacidos, permiten detectar de forma precoz cardiopatí­as congénitas y sepsis, las infecciones neonatas.

El General y la Politécnica desarrollan un body que permite detectar cardiopatí­as congénitas y sepsis en bebés Ampliar foto La jefa de Pediatrí­a del Hospital General de Valencia, Empar Lurbe, y el catedrático e investigador del Grupo de Bioelectrónica (GBio-e)-I3BH de la Universitat Polití¨cnica de Valí¨ncia, Javier Saiz, han presentado este lunes este body, acompañados por el conseller de Sanidad, Manuel Llombart, desarrollado por la unidad de investigación tecnológica en pediatrí­a integrada por ambas instituciones, PediTec. Este modelo de monitorización se ha desarrollado a partir del diseño de un body elaborado con un tejido hipoalergénico sin costuras que integra unos sensores que permiten la transmisión y almacenamiento de las señales fisiológicas de los recién nacidos. Estas señales son enviadas de manera inalámbrica a un ordenador que posee un software, desarrollado por PediTec, para interpretarlas pudiendo así­ detectar de manera precoz enfermedades tales como cardiopatí­as congénitas y sepsis. Se trata de unas patologí­as que, aunque no son muy frecuentes, sí­ que pueden tener consecuencias a corto y medio plazo importantes, dejar secuelas o incluso causar la muerte. Al respecto, la doctora Lurbe ha explicado que en estos momentos el estudio se realiza tanto sobre bebés sanos como sobre los enfermos para detectar las diferencias con el objetivo de poder obtener un marcado de riesgo que se pueda aplicar en todos los niños. Hasta el momento se ha empleado ya en cien bebés voluntarios de entre una y dos semanas de vida. En ese sentido, ha aclarado que aunque por ahora aún está desarrollándose «sí­ que podrí­a ser un producto final de innovación que se aplicara de forma universal», ha señalado. Es más, ha señalado que el conocimiento obtenido podrá utilizarse para que esta telemonitorización no invasiva pueda servir en el futuro para la detección de otras enfermedades como la muerte súbita. «Es un camino que hemos empezado y que nos queda mucho por andar», ha constatado. Por su parte, Saiz ha señalado que por el momento, esta monotorización se aplica durante 40 minutos, lo que permite recoger una «gran información» ya que se almacena latido a latido que luego hay que procesar. Además, ha matizado que aun están detectado los cambios cardiacos entre el primer y el cuarto dí­a del nacimiento a medida que el corazón va madurando. De este modo, las primeras investigaciones, a falta de confirmarse, apuntan que para detectar la sepsis con 40 minutos alas 24 horas del nacimiento son suficientes.