Uno de cada diez niños…

La Asociación Española de Pediatrí­a (AEP) alerta de que cerca del 12 por ciento de los niños de 5 a 14 años no realiza ningún tipo de ejercicio fí­sico pese a los múltiples beneficios que tiene para la salud, y lamentan que esta falta de actividad aumente en la adolescencia y afecta a cerca de la mitad de los jóvenes de 15 a 24 años.

Los pediatras recuerdan que la incorporación del ejercicio en la rutina diaria de la infancia mejora la condición fí­sica, cardiovascular y ósea, el rendimiento escolar y el estado aní­mico, al tiempo que reduce el riesgo de obesidad y de enfermedad por cualquier causa en edades más avanzadas. De hecho, en su web ‘EnFamilia’ la AEP recomienda al menos una hora de actividad con intensidad moderada o alta, principalmente aeróbica y con ejercicios de fuerza en algún momento de las semana. Así­, aconsejan combatir el sedentarismo con actividades al aire libre que varí­en desde caminar rápido, montar en bicicleta, monopatí­n, patinar, correr, deportes como el hockey, baloncesto, natación, tenis o fútbol, entre otros. En los bebés, por su parte, la actividad fí­sica quiere decir que se les deje mover los brazos y las piernas mientras están acostados en espacios libres, lo que incluye buscar y coger objetos, girar la cabeza hacia los estí­mulos, tirar, empujar y jugar con otras personas, patear, gatear, ponerse de pie, arrastrarse y comenzar a andar. Y cuando ya saben andar, la AEP recomienda estar fí­sicamente activos al menos tres horas al dí­a, ya que a esta edad tiene más valor el tipo de actividad fí­sica que la intensidad y puede incluir andar, ir en bicicleta, columpiarse o sesiones con más gasto energético, como puede ser correr, juegos de pilla-pilla, saltar, actividades con pelotas y ejercicios en el agua (bañera o piscina). Los pediatras aconsejan minimizar el tiempo que pasan los menores frente a la televisión u otras pantallas (móviles, videojuegos, ordenadores, etcétera) y defiende que no sobrepase la hora al dí­a en niños de 2 a 4 años o las dos horas en niños de 5 a 17 años.

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada