Los expertos piden que se…

En la imagen, cirujanos en un quirófano.

La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo) y la Sociedad Española de Cirugí­a de la Obesidad y de las Enfermedades Metabólicas (SECO) pidieron a las autoridades sanitarias que faciliten el acceso de los ciudadanos a la cirugí­a contra la obesidad grave, tanto por su seguridad como por su relación coste-efectividad.

Plantearon esta reclamación con motivo de la presentación en Madrid de un acuerdo para abordar el creciente problema de la obesidad grave en España. El acuerdo, que prevé la elaboración de un decálogo en el que se insta a la Administración a atajar el problema mediante medidas concretas, fue presentado por el presidente de la Seedo, el doctor Felipe Casanueva, y por el presidente de Funseco, el doctor Felipe de la Cruz Vigo, acompañados por la secretaria de la Seedo, la doctora Susana Monereo, y el presidente de la SECO, el doctor Juan Carlos Ruiz de Adana. DECíLOGO El decálogo pretende concienciar a la sociedad sobre la situación actual, las necesidades existentes y el marco de referencia para un manejo adecuado de esta enfermedad. Como recordó el doctor Casanueva, presidente en funciones de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, “la obesidad grave se ha duplicado en los últimos años en España y se prevé que en los próximos años esta patologí­a siga incrementándose de forma alarmante”. Según indicaron los representantes de ambas sociedades, las causas hay que buscarlas en factores ambientales, que van más allá de motivos congénitos, como los malos hábitos alimenticios, el sedentarismo o los cambios sociales marcados por un ritmo de vida frenético. Los expertos coinciden, asimismo, en que la facilidad de acceso y el bajo precio de alimentos con alto contenido calórico y bajo valor nutritivo es uno de los principales culpables de esta tendencia al alza de la obesidad. En este sentido, la doctora Monereo apuntó que “es difí­cil que el Estado legisle esto porque los alimentos están al alcance de todos, aunque quizá una buena propuesta serí­a bajar el IVA a los alimentos sanos, como la fruta y la verdura”. Actualmente un 23% de la sociedad adulta española es obesa y un 38% sufre sobrepeso. En niños el porcentaje serí­a de 25% de sobrepeso y 15% de obesos. Respecto a la obesidad mórbida, un 1,2% de la sociedad sufre esta patologí­a (0,6% son hombres y el 1,8% mujeres) y se estima que el porcentaje tienda al alza en los próximos años.

En el decálogo se recuerda que la obesidad grave es una enfermedad crónica que predispone a otras enfermedades, como la diabetes, la hipertensión arterial, las apneas del sueño o la hipercolesterolemia, reduciendo la calidad de vida y aumentando el riesgo cardiovascular, el de sufrir algunos tipos de cáncer y la posibilidad de muerte prematura. El doctor Felipe de la Cruz explicó uno de los núcleos del decálogo: la importancia de llevar a cabo una cirugí­a, lo antes posible, cuando esta ha sido aconsejada por los especialistas. El motivo, indicó, es que “se ha demostrado que la cirugí­a bariátrica es un tratamiento coste-efectivo en la reducción de la morbilidad y mortalidad en pacientes con obesidad grave u obesidad mórbida. Por otra parte, el riesgo de la cirugí­a es extremadamente bajo”. Por el contrario, indicó De la Cruz, “el riesgo de que los pacientes que lo precisan no se operen es extraordinariamente alto”. el doctor Ruiz de Adana explicó las grandes ventajas que aporta la cirugí­a, tanto para el paciente como para la sociedad y el sistema sanitario público de salud, y lamentó que «prácticamente todos los centros que ofrecen esta técnica quirúrgica tienen listas de espera de alrededor de tres años, lo cual evidencia que no se está ofreciendo esta solución médico-quirúrgica a los pacientes que lo precisan». Agregó que «la lista de espera de estos pacientes alcanza la cifra de 20.000”. En la actualidad en España se realizan alrededor de 6.000 intervenciones quirúrgicas de este tipo al año, entre centros públicos y privados. Teniendo en cuenta que la obesidad grave es un problema frecuente que incrementa la morbilidad y mortalidad y que repercute sobre el gasto sanitario y sobre la sociedad en general, Seedo y SECO consideran «de vital importancia que las autoridades sanitarias se impliquen».