Logran transformar células de la…

En la imagen, una investigadora trabaja con células en un laboratorio.Cientí­ficos de los Institutos Gladstone (Estados Unidos) han ideado un nuevo método que permite una reprogramación más eficiente y más completa de las células de la piel en células que son prácticamente indistinguibles de las células musculares del corazón. Estos resultados, basados en modelos animales y que se describen en el último número de ‘Cell Reports’, ofrecen más optimismo en la búsqueda de una manera de regenerar el músculo perdido en un ataque al corazón.

La enfermedad cardiaca es la principal causa mundial de muerte, pero los recientes avances en la ciencia y la medicina han mejorado las posibilidades de sobrevivir a un ataque al corazón. Sólo en Estados Unidos, cerca de 1 millón de personas ha sobrevivido a un ataque, pero vive con insuficiencia, es decir, una condición crónica en la cual el corazón, tras haber perdido músculo durante el ataque, no funciona a plena capacidad, por lo que los investigadores empiezan a mirar hacia la reprogramación celular como una forma para regenerar este músculo cardiaco dañado.

La reprogramación de las células de la piel en células del corazón, según el principal investigador de Gladstone, Deepak Srivastava, ha requerido la introducción de varios factores genéticos para estimular el proceso. Sin embargo, los cientí­ficos han reconocido posibles problemas en este método basado en los genes, por lo que algunos expertos, entre ellos el investigador senior de Gladston Sheng Ding, han adoptado un enfoque un tanto diferente.

El equipo usó células extraí­das de ratones adultos para la detección de compuestos quí­micos, llamadas «moléculas pequeñas», que podrí­an sustituir a los factores genéticos. Ding y su equipo aprovecharon previamente el poder de las pequeñas moléculas para reprogramar células de la piel en neuronas y, más recientemente, las células del páncreas que producen insulina, por lo que entendí­an que podrí­a usarse una técnica similar para hacer lo mismo con las células del corazón.