Las ví­ctimas de la talidomida…

Las ví­ctimas de la talidomida reclamaron este lunes 204 millones de indemnización en el juicio que se celebró en un juzgado de Madrid contra la farmacéutica Grí¼nenthal, fabricante de este fármaco indicado para las náuseas de las embarazadas y que causó graves malformaciones en los fetos.

El juicio tuvo lugar en un juzgado de primera instancia de Madrid, tras la demanda que interpuso hace un año y medio la Asociación de Ví­ctimas de la Talidomida (AVITE) contra el laboratorio alemán para que indemnice con 204.504.000 euros a 180 afectados.

La talidomida era un sedante que comenzó a venderse a partir de 1957 y se administraba como complemento inocuo para las náuseas de las mujeres embarazadas, pero causó graves malformaciones en los fetos, principalmente focomelias, ausencia de extremidades y otras agenesias. El fármaco fue retirado del mercado en 1961 en Alemania, donde se originó el problema, pero, según consta en la demanda de AVITE en España «siguió administrándose varios años más» a pesar de su prohibición mundial.

Según la demanda, el principio activo se vendió en más de 50 paí­ses de todo el mundo, con más de 80 nombres comerciales, y en España se distribuyó desde el año 1957 hasta 1965. En Alemania, las ví­ctimas han conseguido acuerdos indemnizatorios con la farmacéutica, unos pagos que han sido canalizados a través de una fundación −»Contergán»âˆ’, pero en España no se han alcanzado a pesar de que ambas partes han mantenido tres reuniones y un acto de conciliación en los juzgados de Madrid. La farmacéutica ofreció 120.000 euros anuales para todos los afectados, pero éstos lo rechazaron.