La OMS destierra a la…

La directora General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la doctora Margaret Chan, se ha propuesto el reto acabar, o al menos reducir, la prevalencia de obesidad infantil y, para ello, ha abierto una cruzada contra la industria alimentarí­a de productos azucarados y ultraprocesados, a los que destierra fuera del desarrollo de las polí­ticas de salud pública y de cualquier iniciativa técnica de la OMS.

«La industria alimentaria no debe tener ni voz ni voto en la orientación técnica emitida por la OMS, y no puede participar en la formulación de polí­ticas de salud pública. Ambas áreas son propensas a conflictos de intereses. Ambos deben ser protegidos de la influencia de las industrias con un interés personal», ha afirmado durante la apertura en la Tercera reunión de la Comisión de Finalización de Obesidad Infantil celebrada en Hong Kong. En un informe dado a conocer se recuerda que estas industrias buscan acuerdos voluntarios y se oponen firmemente a los enfoques normativos. «Ambas industrias son poderosos agentes económicos. El poder económico se traduce fácilmente en el poder polí­tico», ha advertido.