La alergia a los alimentos…

Los niños con alergia a ciertos alimentos tienen ya desde el momento de nacer un cierto patrón inmune, como demuestra el análisis de sus células inmunológicas en el cordón umbilical llevado a cabo por investigadores australianos.

Como publican esta semana en el último número de la revista Science Traslational Medicine, las células inmunes de estos niños están hiperactivadas desde el mismo momento de nacer, un hallazgo que podrí­a abrir la puerta a posibles tratamientos en el futuro. Los investigadores Yuxia Zhang y Len Harrison, de las universidades de Guangzhou (China) y Melbourne (Australia) respectivamente, analizaron el cordón umbilical de más de 1.074 niños nacidos en el hospital australiano de Geelong, y posteriormente siguieron la evolución de estos mismos pequeños durante su primer año de vida. Como explican los cientí­ficos, aquellos que desarrollaron alergia a alimentos como la leche, los cacahuetes, los huevos y otros alimentos, mostraban ya desde el momento de nacer un cierto patrón inmunológico, caracterizado por una hiperestimulación de algunas de las células de su sistema inmune. Concretamente, explican, estos pequeños tení­an mayor número de monocitos y menos células T (otra pieza clave del sistema defensivo del organismo). La sobreactivación de los monocitos (un tipo de glóbulos blancos), se tradujo en la liberación de un gran número de moléculas inflamatorias, como las citoquinas. Como explica a EL MUNDO Yuxia Zhang, hasta ahora ya se sabí­a que los niños con alergia tení­an un marcado perfil proinflamatorio en el momento del nacimiento, «pero nosotros hemos descrito cómo este fenómeno puede causar una reacción alérgica a través de las células T». A pesar de que sugieren que contrarrestar esta cascada de inflamación con fármacos antiinflamatorios podrí­a abrir una puerta al tratamiento de la alergia alimentaria en la infancia, los propios investigadores reconocen que no se sabe, por ahora, el mecanismo que gobierna este problema.