FAMMA aplaude el aumento del…

En la imagen, una plaza de estacionamiento reservada para PMR.FAMMA-Cocemfe Madrid aplaude el incremento del 160% en el número de multas por el uso indebido de plazas de aparcamiento reservadas a Personas con Movilidad Reducida (PMR) que se ha registrado en los últimos cuatro años en el municipio de Madrid.

Precisamente, la Federación se congratula de que se haya cerrado el año 2014 con una cifra récord. Se han registrado un total de 18.627 multas por uso indebido o fraudulento de estas plazas, generalmente por conductores que hacen uso de las mismas sin estar autorizados. Cuatro años antes, apenas se registraron más de 7.000 por este motivo.

FAMMA reitera que es preciso que la ciudadaní­a sea consciente de que el uso indebido de las plazas de estacionamiento reservadas para Personas con Movilidad Reducida por parte de quienes no están autorizados ”“incluidos los familiares del titular de la tarjeta de estacionamiento PMR cuando la usan en su propio beneficio y no para facilitar la movilidad del titular”“ es una acción que perjudica seriamente al colectivo de personas con dificultades de movilidad.

Al margen de la tendencia anteriormente citada en la imposición de multas, que tiene un efecto disuasorio inmediato, es importante recalcar que son precisas más campañas de sensibilización para incidir en la idea de que cuando una persona aparca injustificadamente en una plaza PMR está impidiendo que las personas con discapacidad puedan hacer su vida cotidiana, dificultándoles que puedan llevar a cabo actividades básicas como realizar la compra, acudir a su centro de salud o disfrutar del ocio.

También, a juicio de FAMMA, es importante mencionar que la Administración local debe hacer que se cumplan las cuotas de plazas de estacionamiento reservadas para Personas con Movilidad Reducida según lo dispuesto en el artí­culo 12 de la Ley 8/1993, de Promoción de la Accesibilidad y la Supresión de Barreras de la Comunidad de Madrid. En el mismo se detalla que debe haber una plaza reservada de estas caracterí­sticas por «cada 50 o fracción».

En la actualidad, la Federación constata que hay zonas de la capital en las que no se cumple este porcentaje y que, pese a que los titulares de tarjetas de estacionamiento PMR están autorizados a aparcar también en zonas de carga y descarga o en zonas de estacionamiento regulado ”“zona verde o azul”“, estas dos últimas no se pueden considerar opciones «óptimas», puesto que muchas de ellas no reúnen las mí­nimas condiciones de accesibilidad (carecen de rebajes o tienen pendientes pronunciadas).

Por último, por todo ello, la Federación anima al Ayuntamiento de Madrid a trabajar para conseguir que se cumpla la cuota legal mencionada en la legislación, con el fin de que exista una plaza reservada por cada 50 o fracción. Ello evitarí­a situaciones peligrosas para las personas con movilidad reducida que, en ocasiones, se ven abocadas «a estacionar en zonas que no reúnen medidas de accesibilidad».