El Gobierno aboga por eliminar…

La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha explicado que con motivo de la conmemoración del Día Nacional de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas, que se celebra cada 3 de mayo, el Consejo de Ministros ha aprobado la Estrategia Española de Discapacidad 2022-2030.

La medida permitirá hacer efectivos los derechos de las personas con discapacidad y de sus familias. De esta forma, España sigue la estela de la Unión Europea, que acaba de adoptar un marco similar para el mismo periodo. Además, el plan compete tanto al Gobierno, como a las comunidades autónomas, los ayuntamientos e incluso a la iniciativa privada.

La portavoz ha destacado que su objetivo es apoyar a los «más de cuatro millones de españoles que sufren discapacidad, acompañarles y derribar barreras arquitectónicas, sociales, laborales y normativas». «Queremos acabar con estos obstáculos y construirlos en escaleras de ascenso en derechos, en inclusión y en igualdad», ha añadido.

Isabel Rodríguez ha subrayado que la estrategia afronta la desigualdad en el ámbito de la discapacidad, es decir, trae la perspectiva de género a las personas con discapacidad. Así se salda «una de las demandas históricas del colectivo para atender a las mujeres y a las niñas con discapacidad en situaciones de desigualdad que han sufrido en el pasado».

Asimismo, la ministra ha indicado que la iniciativa da respuesta a otros desafíos transversales, recogidos en la Agenda 2030, como la emergencia climática y el reto demográfico.

Del mismo modo, la estrategia tiene repercusión en el ámbito rural, de los pequeños municipios y del campo, donde también residen personas con discapacidad, a las que hay que escuchar, acompañar y atender.

La portavoz ha señalado que la medida cuenta con la financiación de los fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que el Ejecutivo está destinando a ámbitos como el de los servicios públicos, la accesibilidad, la vivienda, la educación y la cultura, y que redundarán en la generación de oportunidades y en yacimientos de nuevos empleos para el colectivo de personas con discapacidad.