En FAMMA-Cocemfe Madrid seguimos empeñados en trasladar a los diferentes sectores de la sociedad la necesidad de elaborar planes de evacuación dinámicos y diseñados a medida, atendiendo a todo y todos.

En esta tarea hemos celebrado la primera Jornada de “Evacuación a personas con discapacidad en los Centros Educativos” en la que hemos reunido a directores y jefes de estudio de toda la Comunidad de Madrid para radiografiar el momento actual y plantear el modelo idealista de evacuación.

El turno de ponencias ha sido precedido por la presentación del acto por parte del Director General de Educación Infantil, Primaria y Secundaria. Juan José Nieto. La inauguración de la Jornada también ha contado con el presidente de FAMMA, Javier Font.

Jorge Palomero, arquitecto del Gabinete de Accesibilidad Universal de FAMMA, ha realizado un análisis de la normativa vigente en la materia, en la que ha habido una evolución insuficiente atendiendo a la discapacidad. Después hemos entrado a conocer el código técnico y su contenido sobre planes de autoprotección.

Una vez detectados los problemas, Jorge Palomero, ha pasado a contar a los directores qué alternativas tienen como responsables de sus centros. El principal problema de todo esto: “edificios no adaptados que tienen la obligación de implantar planes de autoprotección, descritos en la teoría, pero no aplicados en la práctica. Y es el edificio y sus características, la propagación de un incendio y el comportamiento de las personas, los factores a tener en cuenta cuando se produce un incidente de este tipo”. Carlos de Lama, del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid, ha reflejado gráficamente la dificultad de afrontar un incendio en todas sus vertientes. “El tiempo es el principal aliado y a la vez el peor enemigo en estos casos, es muy importante saber medirlo y reaccionar en el momento adecuado”.

En el caso que nos ocupa, Pedro Merodio, director de Asifor Ingeniaría, ha detallado a los ponentes cómo deben ser los Planes de Autoprotección en los Centros educativos. Los asistentes han tomado buena nota de todas estas recomendaciones, que dibujan unas directrices generales pero que en cada caso como han repetido los expertos deben ser adaptadas y únicas para cada centro educativo. En cualquiera de los casos es imprescindible disponer de un plan de emergencia, realizar simulacros periódicos, incluir en ellos a personas con discapacidad, y analizar esos simulacros para mejorarlos.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Linkedin
YouTube
Facebook