Una vacuna contra la malaria…

La primera vacuna contra la malaria en llegar a la Fase III de su ensayo clí­nico, conocida como RTS,S/AS01, resulta eficaz en niños y podrí­a empezar a comercializarse en octubre de este año, según un estudio publicado por la revista británica «The Lancet».

El informe revela que la eficacia de esta vacuna frente a la malaria severa es mayor en los bebés que en los recién nacidos, pero que su efectividad al cabo de un tiempo disminuye ligeramente en ambos grupos. Además, según los resultados que publica «The Lancet» muestran que gracias a la RTS,S/AS01 se podrí­an prevenir un alto número de casos de paludismo, especialmente en las zonas con alta transmisión.

 

«Pese a la disminución de su eficacia con el paso del tiempo, los beneficios de la RTS,S/AS01 son indudables», señala Brian Greenwood, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. «»En 2013 alrededor de 198 millones de personas se vieron afectadas por la malaria, por lo que el nivel de eficacia de esta vacuna se traduce en millones de casos de bebés enfermos que podrí­an evitarse», explica Greenwood.

Esta nueva vacuna ha sido desarrollada para su empleo en paí­ses del ífrica subsahariana, donde la enfermedad mata actualmente a aproximadamente 1.300 niños cada dí­a.
Calidad y seguridad

La tercera fase del ensayo clí­nico de la vacuna se probó en un total de 15.459 bebés, de entre seis y 12 semanas de vida y de entre cinco y 17 meses, en su primera inoculación, en once zonas de siete paí­ses subsaharianos (Burkina Faso, Gabón, Ghana, Kenia, Malawi, Mozambique y Tanzania) con diferentes niveles de transmisión de malaria.

«La Agencia Europea del Medicamento (EMA) evaluará la calidad, seguridad y eficacia de la vacuna, y, si da su visto bueno, la Organización Mundial de la Salud (OMS) podrí­a recomendar el uso de la RTS,S/AS01 para el mes de octubre de este año», indica el profesor Greenwood. «En el caso de recibir el visto bueno, ésta serí­a la primera vacuna autorizada para combatir una enfermedad parasitaria en el ser humano», agregó Greenwood.

Se estima que cerca de 600.000 personas mueren cada año en ífrica, en su mayorí­a menores de cinco años, ví­ctimas la malaria, que es producida por el parásito Plasmodium falciparum, cuyos vectores son diversas especies del mosquito del género Anopheles.

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada