Una nueva técnica permite diagnosticar…

En la imagen, una persona mayor con Alzheimer.Una nueva técnica, realizada a través un equipo PET/TC y radiotrazadores, permite diagnosticar la enfermedad del Alzheimer antes de que aparezcan los primeros sí­ntomas, gracias a que es capaz de detectar la presencia los depósitos de proteí­na beta-amiloide en la materia gris del cerebro.

Así­ lo ha asegurado el pasado jueves el presidente de la Sociedad Española de Medicina Nuclear e Imagen Molecular (SEMNIM), Enrique Prats; la directora del Comité Cientí­fico del 34 Congreso Nacional de SEMNIM, Francesca Pons; y el presidente del Comité Organizador Local del Congreso, José Luis Carreras; con motivo de la celebración de dicha jornada.

El Alzheimer es una patologí­a que comienza a desarrollarse hasta 20 años antes de que se produzcan los primeros sí­ntomas y sus cambios neuropatológicos están relacionados con el depósito de la proteí­na beta-amiloide en el cerebro. Concretamente, los expertos han explicado que una persona sana tiene dicha proteí­na sólo en la materia blanca del cerebro, mientras que un paciente con Alzheimer la tiene presente tanto en la parte blanca como en la materia gris.

Es, en este punto, cuando cobra relevancia la técnica basada en el PET/TAC y en los radiotrazadores ya que permite conocer dónde está situada el depósito de la proteí­na beta-amiloide y, por tanto, diagnosticar precozmente esta enfermedad. “Podemos asegurar que por primera vez podemos conocer el Alzheimer”, ha aseverado Pons, quien ha asegurado que es una técnica “fácil” y que no supone ningún riesgo para el paciente. Además, ayuda a los neurólogos a dar un diagnóstico más preciso y, en el futuro, puede optimizar los tratamientos.

Y es que, hasta ahora, el diagnóstico de las demencias degenerativas ha sido meramente clí­nico, cuando el deterioro cognitivo del paciente es muy notable e irreversible. El neurólogo se basa en sí­ntomas como la pérdida de memoria, deterioro del lenguaje o cambios de humor, entre otros, para determinar la presencia o no de la enfermedad. Además, hasta la aparición de esta técnica, que ya se está aplicando en algunos centros privados de Madrid y Barcelona, como por ejemplo en el Hospital Clí­nico San Carlos de Madrid, en las fases iniciales era “prácticamente imposible” realizar un diagnóstico clí­nico. Ahora bien, las nuevas pruebas sólo se aplican en personas con deterioro cognitivo leve, casos de demencias de inicio precoz y demencias atí­picas, mientras que no están indicadas para aquellos pacientes asintomáticos, en enfermos con alteraciones tí­picas ni en familiares de enfermos de Alzheimer.