Una campaña aborda la 'doble…

La campaña ‘Violencia tolerancia cero’, impulsada por La Caixa y la asociación Acadar, buscará en la presente edición visibilizar la «doble» y hasta «triple» discriminación que sufren las mujeres con discapacidad y ví­ctimas de violencia de género, a través de acciones formativas y de asesoramiento que se llevarán a cabo en Galicia.

En rueda de prensa, el presidente de Cogami, Anxo Queiruga, y la presidenta de Acadar, Mónica ílvarez, han incidido en que las mujeres que tienen alguna discapacidad suelen ver duplicada su situación de discriminación cuando son ví­ctimas de abusos o violencia a manos de sus parejas y gente de su entorno. Una situación que ve «agravada» cuando se da en zonas del rural, donde se ven «invisibilizadas».

ílvarez ha denunciado la situación «de clara desventaja» de la que parte este colectivo, sobre el que «no existen datos ni estudios» y que lo hacen «más vulnerable». Con este fin se impulsa esta campaña, que incluirá acciones de «apoyo psicosocial y de prevención» de situaciones de violencia a través de actuaciones de concienciación y de formación, que permita disponer de profesionales preparados y sensibilizados.

En esta lí­nea, Elena Saura, de La Caixa, ha argumentado la necesidad de este programa «especí­fico» ante un colectivo «con mucho más riesgo» y «mucho más vulnerable», que ofrecerá talleres de soporte psicosocial y de formación de técnicos y que llegará a las escuelas. El objetivo, según señalan, será llegar a 132 beneficiarios en total, tras presentar servicio a 182 mujeres en las Comunidades donde se implanta.

También presente en el acto, la concejala del Ayuntamiento de Santiago, Paula Prado, ha recordado que el 60 por ciento de los discapacitados en España son mujeres y «muchas» sufren algún tipo de violencia de la que no se disponen datos, al registrarse en la intimidad del entorno doméstico que «favorece» la invisibilidad del agresor.

Por ello, ve «muy importante» la «visibilización» de esta realidad y que las afectadas «se animen a denunciar». «Porque están respaldadas», ha garantizado Prado.

Asimismo, la secretaria xeral de Igualdade, Susana López Abella, ha insistido por su parte en que las administraciones tienen «la obligación» de «corregir» estas circunstancias con recursos y medidas, porque sobre todo «es necesario que denuncien».

Finalmente, ha recordado que «sin la dedicación del movimiento asociativo» todos los avances en materia de igualdad «no se producirí­an», y ha destacado el caso de Acadar como «un sólido referente».