Un simple guiño con un…

Un grupo de investigadores del Laboratorio de Electrónica y Bioingenierí­a del departamento de Teorí­a de la Señal y Comunicaciones e Ingenierí­a Telemática de la Universidad de Valladolid (UVA) ha diseñado un sistema para que el simple gesto de guiñar un ojo se convierta en órdenes para el guiado de una silla de ruedas. “

Para nosotros es una gran satisfacción personal el realizar este tipo de trabajos y, sobre todo, saber que hay una capacidad técnica para buscar soluciones sencillas y económicas a problemas reales de la gente para darles una mejor calidad de vida”, explicó a Servimedia Alonso Alonso, coordinador del Grado en Ingenierí­a de Tecnologí­as de Telecomunicación de la UVA. “Nuestro sistema, indicó el profesor Alonso, tiene una ventaja sobre los otros sistemas existentes y es que es muy poco intrusivo. La persona puede ir en su silla de ruedas hablando y mirando para un lado y otro mientras la conduce porque los gestos que tiene que hacer no interrumpen ni su conversación ni el mirar en cualquier dirección”. “La persona puede parpadear perfectamente y ni siquiera se necesita cerrar el ojo al guiñarlo, solo se necesita hacer el gesto para que haya ese leve desplazamiento de la piel cerca de la sien, que es lo que se detecta realmente”, señaló Alonso. Las otras técnicas existentes de las que habla el profesor son por ejemplo la que utilizaba Christopher Reeve, que moví­a su silla por medio de un soplido a través de una especie de cánula; o “el del paladar y que funciona tocando con la punta de la lengua en cinco puntos de este. A lo que añade, y claro no se puede hablar utilizando este sistema o el del tubito, pues la conversación se hace pesada”. El profesor Ramón de la Rosa, que trabaja en el desarrollo de estos prototipos dentro de este Laboratorio, aclara que por eso “nosotros pensamos en los ojos, que normalmente todo el mundo tiene bien y, sobre todo, que fuera simple, como es el guiño”. “La técnica incorpora una plataforma Arduino que realiza todo el procesado necesario con ayuda de su microcontrolador, se encarga de gestionar las órdenes, el control de la dirección y la velocidad y la detección de los obstáculos”.

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada