Un programa de salud en…

Un programa de intervención comunitaria de promoción de la salud liderado por el cardiólogo español Valentí­n Fuster ha conseguido mejoras cardiovasculares en un 67% de los 543 voluntarios que han participado en este experiencia piloto.

Este sencillo programa de intervención comunitaria de promoción de la salud integral, similar a las terapias de grupo que se llevan a cabo en Alcohólicos Anónimos, ha obtenido un importante beneficio en el control de los cinco factores de riesgo cardiovascular más relevantes (tensión arterial, ejercicio, peso, dieta y tabaco), especialmente sobre el hábito tabáquico.

“El Programa Fifty-Fifty, el primer ensayo clí­nico aleatorizado y con grupo control realizado sobre 543 adultos confirma que educar a los adultos en conocimientos, habilidades y actitudes sobre un estilo de vida saludable acompañado además de soporte y ayuda mutuos y el apoyo entre iguales, mejora los hábitos de salud cardiovascular y el autocontrol de los factores de riesgo”, sostiene el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares del Carlos III (CNIC).

Los resultados de este estudio revelan que al cabo de un un año el 67% de los participantes experimentó una mejorí­a en el í­ndice Fuster-BEWAT, que contempla los cinco factores de riesgo cardiovascular, y casi la mitad redujo el consumo de tabaco.

Los resultados de este estudio se presentan este lunes en las Sesiones Cientí­ficas 2015 de la Reunión Anual de la American Heart Association. El ‘Programa Fifty-Fifty’ es una iniciativa de la Fundación SHE, promovida por el doctor Valentí­n Fuster, director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares del Carlos III (CNIC).