Un nuevo anticuerpo trata la…

En la imagen, dos investigadores clí­nicos.Los autores de esta nueva investigación han desarrollado un anticuerpo para el tratamiento de la lesión cerebral traumática.

La lesión cerebral traumática puede desarrollarse tras una lesión ocasionada por la práctica de algún deporte. Además es uno de los factores de riesgo más importantes tanto para la enfermedad de Alzheimer como para la encefalopatí­a traumática crónica. En otro estudio, los investigadores encontraron que una isoforma deforme de la proteí­na tau puede desarrollarse tan sólo 12 horas después de la lesión cerebral traumática, poniendo en marcha un curso destructivo de eventos que pueden llevar a la neurodegeneración generalizada.

 

Es importante destacar que los cientí­ficos han desarrollado un potente anticuerpo que puede detectar y destruir esta proteí­na altamente tóxica de manera selectiva. La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia en las personas mayores y en la actualidad afecta a más de 5 millones de estadounidenses y 30 millones de personas en todo el mundo.

La encefalopatí­a traumática crónica es una enfermedad degenerativa del cerebro asociada con una serie de sí­ntomas neurológicos, incluyendo tomar riesgos, la agresión y la depresión, y también puede conducir a la demencia progresiva. La investigación anterior ha demostrado que la fosforilación anormal de la proteí­na tau subyace a la enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas. En los últimos años, el laboratorio de Lu descubrió que existen dos isoformas de tau, o formas, una que funciona y otra causante de la enfermedad.

El coautor principal del nuevo estudio Xiao Zhen Zhou, también investigador en la División de Terapéutica Traslacional y profesor asistente de Medicina en el HMS del BIDMC, habí­a desarrollado previamente anticuerpos policlonales capaces de distinguir entre dos isoformas distintas de la proteí­na tau fosforilada.

Los autores de esta nueva investigación han desarrollado un anticuerpo para el tratamiento de la lesión cerebral traumática.


La lesión cerebral traumática puede desarrollarse tras una lesión ocasionada por la práctica de algún deporte. Además es uno de los factores de riesgo más importantes tanto para la enfermedad de Alzheimer como para la encefalopatí­a traumática crónica. En otro estudio, los investigadores encontraron que una isoforma deforme de la proteí­na tau puede desarrollarse tan sólo 12 horas después de la lesión cerebral traumática, poniendo en marcha un curso destructivo de eventos que pueden llevar a la neurodegeneración generalizada.

 

Es importante destacar que los cientí­ficos han desarrollado un potente anticuerpo que puede detectar y destruir esta proteí­na altamente tóxica de manera selectiva. La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia en las personas mayores y en la actualidad afecta a más de 5 millones de estadounidenses y 30 millones de personas en todo el mundo.

La encefalopatí­a traumática crónica es una enfermedad degenerativa del cerebro asociada con una serie de sí­ntomas neurológicos, incluyendo tomar riesgos, la agresión y la depresión, y también puede conducir a la demencia progresiva. La investigación anterior ha demostrado que la fosforilación anormal de la proteí­na tau subyace a la enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas. En los últimos años, el laboratorio de Lu descubrió que existen dos isoformas de tau, o formas, una que funciona y otra causante de la enfermedad.

El coautor principal del nuevo estudio Xiao Zhen Zhou, también investigador en la División de Terapéutica Traslacional y profesor asistente de Medicina en el HMS del BIDMC, habí­a desarrollado previamente anticuerpos policlonales capaces de distinguir entre dos isoformas distintas de la proteí­na tau fosforilada.

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada