Los fisioterapeutas, fundamentales en los…

En la imagen, un fisioterapeuta madrileño.El subdirector general de Centros de Educación Infantil, Primaria y Especial de la Consejerí­a de Educación de la Comunidad de Madrid, José Carlos Gibaja; la subdirectora de la Federación Española de Enfermedades Raras (Feder), Alba Ancochea, y Adrián Garcí­a, hermano de una alumna afectada de Osteogénesis Imperfecta (huesos de cristal), señalaron, en un encuentro informativo que «es fundamental que el fisioterapeuta esté integrado en el centro educativo para lograr una plena integración de los alumnos con necesidades especiales».

En este sentido, Carlos Valiente, decano del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, también participante en el encuentro, explicó que los fisioterapeutas que trabajan en este ámbito, no sólo desempeñan una labor sanitaria, si no también educativa. «Hay que desmitificar la labor de estos profesionales e informar a la sociedad de que independientemente de que den masajes, su verdadera función es conseguir que los problemas fí­sicos que sufre el niño, no sean una barrera que frene su evolución educativa», aclaró.

Ante la falta de recursos que imposibilita que cada centro educativo cuente con un fisioterapeuta, la subdirectora de Feder, Alba Ancochea, propuso que se firmen acuerdos entre la Consejerí­a de Sanidad y la Consejerí­a de Educación, para no duplicar esfuerzos y para que se establezca una dualidad entre los servicios públicos de salud y los del centro educativo. Además, Ancochea, explicó que para conseguir una mayor integración de estos alumnos, habrí­a que formar a los docentes, porque «muchas veces es el miedo de los propios profesionales, producido por el desconocimiento, lo que hace que no quieran responsabilizarse de determinados aspectos».

Por último, Adrián Garcí­a añadió que además de formar a los profesionales, «es importante formar a los otros alumnos, para explicarles la problemática y sensibilizarles y que así­, los niños con necesidades especiales obtengan también una integración emocional».