Reiteran que las TIC constituyen…

Las Tecnologí­as de la Información y la Comunicación (TIC) constituyen «una potente herramienta a favor de la inclusión social», según afirmó el catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid , Cristóbal Torres, durante la conferencia inaugural del Congreso ‘Comunicación familiar en un entorno digital’, organizado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
Para Torres, la llamada ‘Brecha Digital’, es «expresión de las viejas desigualdades sociales» que ya afectaban a la sociedad industrial, por lo que las TIC «no conforman de manera exclusiva un nuevo criterio de desigualdad».
El catedrático de la UAM señaló que, frente a las anteriores revoluciones económicas y sociales, la tecnológica es universal y tiene «un ritmo exponencial de expansión». En este sentido, apostó por los cambios en la sociedad y las relaciones sociales derivados de esta revolución y advirtió que las TIC «no sólo son el presente sino también el futuro de las sociedades a corto, medio y largo plazo».

Además, el experto defendió que las TIC «no generan paro o pobreza», sino que la sociedad de la información «ha aumentado la riqueza mundial, y las clases medias y los grupos sociales más desfavorecidos han mejorado en términos de conjunto». Durante el primer Foro social del Congreso varios padres y madres debatieron junto al profesor de comunicación digital de la Universidad de Zaragoza , José Antonio Gabelas, quien apuntó que, en la actualidad, los hogares «no están estructurados en torno a un centro, como antes era la televisión», lo que origina «un cambio radical en su aspecto fí­sico y arquitectónico, y abre nuevos modelos de comunicación familiar». Gabelas indicó que el porcentaje de alfabetización audiovisual y digital en la ciudadaní­a es «tan solo del 5%», por lo que, según él, «falta formación en padres y madres, pero también en profesores y formadores, y en la ciudadaní­a en general».

Por último, los padres y madres que participaron en este foro, con hijos de diferentes edades, subrayaron que sus hijos han vivido la tecnologí­a de forma diferente a cómo la han vivido ellos. Además, destacaron la formación de los propios padres y madres como un elemento clave para apoyar a los hijos en el uso de las tecnologí­as y estar con ellos cuando estén delante del ordenador. Sin embargo, dada la imposibilidad de vigilar todo lo que los hijos hacen, coincidieron en la importancia de darles las herramientas y «educarles en valores» para que ellos mismos puedan distinguir y enfrentarse a los riesgos de las nuevas tecnologí­as.