Regulada la donación y almacenamiento…

En la imagen, un banco de tejidos.El Consejo de Ministros aprobó con carácter urgente el real decreto-ley que regula las normas de calidad y seguridad para la donación, obtención, evaluación, procesamiento, preservación, almacenamiento y distribución de células y tejidos humanos. La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) aplaudió la rapidez del Gobierno en tramitar la nueva ley para evitar vací­os legales con la anterior normativa.

La nueva norma da respuesta a una reciente sentencia del Tribunal Supremo, que anuló por «insuficiencia de rango» el real decreto en esta materia, el 1301/2006, sobre donación, obtención y almacenamiento de tejidos y células en España. La sentencia del Supremo, que no ha entrado en el fondo de la cuestión, según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, aseguraba que la regulación debí­a tener rango de ley y no de real decreto. El nuevo decreto-ley recoge la normativa derogada, que supone la trasposición de tres directivas europeas y regula todo lo relativo a la calidad y seguridad de la donación y trasplante de tejidos y células, materia entre la que se encuentran los bancos de sangre de cordón umbilical.

El director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz, aseguró a Servimedia que el Gobierno «ha apurado» todos los trámites necesarios para aprobar este real decreto-ley «en el menor tiempo posible» y evitar así­ cualquier tipo de vací­o jurí­dico con la norma anterior, la de 2006, por la relevancia que tiene esta normativa, ya que regula aspectos esenciales de la protección de la salud. En este sentido, Matesanz explicó que «la anulación del Real Decreto 1301/2006 está publicada hoy y la nueva ley, aprobada también hoy, se publicará mañana, por lo que no ha habido ningún periodo de vací­o legal».

Matesanz también subrayó que el contenido de la nueva normativa no varí­a con respecto a la anterior, al tiempo que aseguró que sólo se han cambiado aspectos «meramente formales» y se han introducido «algunas anotaciones» que habí­a realizado la Unión Europea en materia de donación y almacenamiento de células y tejidos humanos.