Por una vida digna -…

Con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad 2021, FAMMA Cocemfe Madrid quiere alzar la voz ante la defensa y la plena integración social de las personas con discapacidad física y/u orgánica. «Sí, soy una persona con discapacidad».

¿Nuestra misión? Fomentamos el desarrollo y construcción de una sociedad más justa y solidaria.

¿Cómo? Impulsando la autonomía personal de las personas que representamos, promoviendo su participación activa en la sociedad y su toma de decisiones, de acuerdo a la Convención sobre los Derechos de las personas con discapacidad de Naciones Unidas.

Junto con un vídeo para sensibilizar sobre la desigualdad en el respeto de los derechos del colectivo, la Federación ha presentado su manifiesto para demandar una vida digna:

 

MANIFIESTO

  • Consideramos importante que algunas administraciones abandonen su “soberbia institucional” para potenciar su colaboración con el tejido asociativo de la discapacidad con el fin de acometer las mejores políticas de integración para el colectivo.

 

  • La convención internacional de los derechos de las personas con discapacidad es muchas veces papel mojado que sirve para poco si vemos lo que ocurre a nuestro alrededor día, tras día.

 

  • Solicitamos que se cambie la normativa para garantizar un sistema educativo totalmente inclusivo y de calidad, que tenga como base la Convención Internacional de Derechos de las Personas con Discapacidad, que asegure la igualdad de oportunidades y la participación del alumnado y que tenga como eje la accesibilidad universal y el diseño para todas las personas.

 

  • Pedimos la potenciación de los cuidados paliativos en lugar de instrumentos que faciliten nuestra desaparición como la eutanasia. Más ayudas para la vida que para la muerte. Artículo 10, Derecho a la vida; Los Estados Partes reafirman el derecho inherente a la vida de todos los seres humanos y adoptarán todas las medidas necesarias para garantizar el goce efectivo de ese derecho por las personas con discapacidad en igualdad de condiciones con las demás”.

 

  • Expresamos una preocupación en el deterioro de la calidad de vida de las personas con discapacidad en todos los ámbitos durante la pandemia en la que se han visto vulnerados derechos fundamentales. Existe un enorme retroceso en los avances alcanzados para la inclusión de las personas con discapacidad.

 

  • Se hace necesario una estrategia de atención a personas dependientes, con perspectiva de autonomía personal para estas personas, desarrollando y potenciando la figura del asistente personal reconocida por ley y denostada por la administración.

 

  • Pedimos una adecuada gestión de los fondos públicos en su inversión en la mejora de la accesibilidad de nuestras ciudades, a la hora de acometer la eliminación de barreras. La eliminación de barreras son un derecho social que facilita el acceso a otros derechos como son el empleo, el acceso a la cultura, la sanidad, o a la vida digna.

 

  • Consideramos importante potenciar la humanización para las personas con discapacidad en el ámbito sanitario y de los servicios sociales porque, si el ser humano se degrada, estamos abocados a un auténtico desastre social, humanitario y generacional.

 

  • Creemos firmemente que la igualdad y el progreso hacia una sociedad inclusiva reside en el sistema educativo, con objeto de trasladar a las nuevas generaciones la importancia de la tolerancia y promover el respeto hacia el prójimo y no entrar en una constante modificación de su marco normativo por ideologías políticas.

 

  • Se hace necesario una urgente coordinación entre las diferentes instituciones para agilizar las soluciones que reclaman los ciudadanos con discapacidad. La mayoría de los casos, sucede que las competencias se entrecruzan, lo que dificulta cualquier avance.

 

  • Solicitamos una adecuada digitalización de la administración que sea eficaz a los necesarios trámites que los ciudadanos han de llevar a cabo en su relación con ella y que tanto dificulta en la actualidad el disfrute de sus derechos.

 

  • Creemos firmemente que la escuela y el hogar debe ser un nexo para alcanzar la eliminación y evitar los estigmas de la discapacidad en las aulas y en la sociedad. El valor de la educación desde edades tempranas es clave para conseguir un cambio en la inclusión de las personas con discapacidad, con especial aplomo en los de los menores con discapacidad.

 

  • Las escuelas deben apoyar y proteger a los estudiantes con discapacidad. La sensibilización y formación del profesorado en materia de discapacidad es uno de los pilares para acabar con la desigualdad de condiciones. Es por ello, que debe haber un incremento en los recursos para el alumnado y los profesores.

 

  • El respeto y la eliminación de aquellas actitudes que fomenten la discriminación para que la transformación social sea una implicación de todas las personas.

 

  • El empleo en la primera fuente de independencia y de abandono de la pobreza en todo su amplio espectro, social, energética o individual. En este sentido es necesario políticas activas de empleo desarrolladas y eficaces para conseguir una mayor inclusión en el ámbito laboral carente de auténticos recursos para ello en la actualidad.

 

  • Remarcamos la necesidad de implementar planes específicos de accesibilidad y eliminación de barreras arquitectónicas, comunicativas y cognitivas en todos los espacios. No sirve que todos los cambios se lleven a cabo cuando se mantienen las barreras físicas e impiden el acceso a las personas con discapacidad.

 

  • Es importante que se promueva la autonomía personal de las personas con discapacidad y, de manera especial, de las mujeres con discapacidad desde la educación, fomentando el libre desarrollo de su personalidad, la toma de decisiones, la elección del modo de vida, y asegurando su inclusión social.

 

  • Fomentar la participación en actividades de ocio y culturales de las personas con discapacidad que necesiten el apoyo de asistente personal mediante la concesión de ayudas a tal fin de las personas con alto grado de dependencia.

 

  • Instamos a modificar la Ley de Espectáculos de la Comunidad de Madrid, de manera que obligue al dar información detallada de los espacios reservados para personas con movilidad reducida en la venta de entradas por internet para fomentar el acceso al ocio, a la cultura y al deporte de las personas con discapacidad

Descargar manifiesto