Nuevo enfoque para abordar el…

Investigadores de la Universidad de Manchester, en Reino Unido, financiados por Breast Cancer Now, han descubierto una explicación de por qué las mujeres con cáncer de mama con receptores de estrógeno positivos (ER +) desarrollan resistencia al tratamiento hormonal y un nuevo potencial enfoque para superar el problema.

Alrededor del 80% de los cánceres de mama son ER + y son tratados con terapias anti-estrógeno como el tamoxifeno y los inhibidores de la aromatasa. Pero alrededor de uno de cada cinco de estos casos se repiten dentro de los diez años siguientes y casi todos los casos desarrollan resistencia.

El equipo de este trabajo, con base en el Instituto de Ciencias del Cáncer de la Universidad de Manchester, encontró que mientras que el tratamiento a corto plazo con medicamentos anti-estrógeno disminuye el crecimiento del tumor, incrementó la actividad de las células madre del cáncer de mama. En concreto, detectaron que estas células madre fueron impulsadas por una señal llamada Notch4.

Sus resultados con cánceres de mama derivados de pacientes en ratones y células cultivadas en el laboratorio indicaron que era la presencia de Notch4 lo que permitió a las células madre del cáncer evitar el tratamiento anti-estrógeno. En los tumores de los pacientes, tener altos niveles de Notch4 antes del tratamiento se relacionó con la propagación del cáncer de mama y peores resultados de supervivencia.

Esto sugiere que la resistencia al tratamiento antiestrógeno podrí­a superarse dirigiéndose a las células madre de cáncer con un inhibidor de Notch, utilizando la dependencia de las células de Notch4 como su talón de Aquiles. «En el tratamiento con tamoxifeno y un inhibidor de Notch, tamoxifeno disminuyó el crecimiento del tumor, mientras que el inhibidor de Notch redujo el número de células madre de cáncer de mama que podrí­an formar nuevos tumores, en comparación con el tratamiento con tamoxifeno solo», resume el lí­der del equipo, Rob Clarke, de la Unidad de Investigación de Brest Cancer Now. «Esto nos demostró que la combinación de terapias hormonales estándar con un inhibidor de la ví­a de Notch u otros fármacos que se dirigen a las células madre del cáncer de mama podrí­a mejorar el tratamiento de pacientes con cáncer de mama ER + mediante la prevención de la recaí­da por la resistencia a la terapia», añade este experto.

Es importante destacar que pruebas de los altos niveles de Notch4 u otra molécula llamada ALDH1 podrí­an predecir qué cáncer de mama es probable que sea resistente a los medicamentos anti-estrógeno y qué pacientes podrí­an beneficiarse más del tratamiento combinado con terapias anti-estrógeno y un inhibidor de Notch.

La experta Katie Goates, de Breast Cancer Now, subraya: «Ésta es una nueva explicación interesante de por qué las mujeres se vuelven resistentes al tamoxifeno y cómo podrí­amos predecir y prevenirlo probando y bloqueando Notch4 en las células madre del cáncer de mama». «Validar estos descubrimientos tomará tiempo, pero ya se están probando inhibidores generales de la ví­a de Notch en ensayos clí­nicos sobre el cáncer de mama. El desarrollo de resistencia a terapias contra el cáncer es un gran desafí­o en la clí­nica, por lo que es de vital importancia que sigamos encontrando maneras de contrarrestarlo, acercándonos a nuestro ambicioso objetivo de detener el número de mujeres que mueren de esta enfermedad devastadora para el año 2050», agrega.