Nueve de cada diez intervenciones…

En la imagen, un equipo de cirujanos en el transcurso de una intervención a un paciente.El encuentro internacional Málaga Valve 2014, organizado por la Fundación Málaga Health, ha finalizado este pasado sábado con una jornada de conclusiones en la que se expuso que nueve de cada 10 intervenciones de válvulas cardí­acas podrí­an usar técnicas menos agresivas.

Este encuentro, en el que cirujanos cardiovasculares y cardiólogos de todo el mundo han abordado los últimos avances de las patologí­as asociadas a las válvulas del corazón, ha contado con expertos de España, Francia, Suiza, Alemania, Canadá, Holanda o Bélgica. Así­, han discutido los aspectos más novedosos relacionados con la válvula aórtica, mitral y tricúspide, las que normalmente generan enfermedades en la población.

Los cirujanos cardiovasculares andaluces han de enfrentarse cada año a unas 3.000 intervenciones asociadas a complicaciones en las válvulas cardiacas. Sobre la mejor forma de abordar estas operaciones ha surgido la controversia clí­nica durante estos dos dí­as de reunión.

El presidente del comité organizador de Málaga Valve y de la Fundación Málaga Health, Miguel Such, ha explicado que la tendencia es aplicar tratamientos “menos invasivos, menos agresivos, principalmente en enfermos con un alto riesgo quirúrgico”.

Por último, históricamente, el procedimiento seguido por los cirujanos era el de sustituir la válvula enferma por una artificial. No obstante, ha señalado Such, cirujano cardiaco en el Hospital Clí­nico Universitario Virgen de la Victoria de Málaga, la novedad, más que por la mencionada sustitución, pasa por reparar la propia válvula natural, lográndose así­ una mejora en la supervivencia de los pacientes y, además, una mejora en la calidad de vida.


Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada