Naciones Unidas pide garantizar el…

El Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad ha solicitado a los Estados poner fin al “empleo segregado” de este colectivo y, a cambio, destinar más recursos a fomentar su inclusión en el mercado laboral ordinario. Todo esto se recoge en el “Documento de Observaciones Generales nº 8 sobre el derecho de las personas con discapacidad al trabajo y al empleo” que publicó este organismo.

El texto persogue el objetivo de aclarar que las obligaciones de los Estados parte en relación al artículo 27 de la Convención, en él se establecen los principios del derecho de las personas con discapacidad al trabajo y al empleo, y proporcionar una base para que los países firmantes cumplan sus compromisos acordes a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030. Más en concreto, el documento se refiere al Objetivo 8.5 que busca conseguir para el año 2030 una vida plena y productiva con empleo “decente para todas las personas, incluidas las personas con discapacidad, así como la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor”.

También critican que los empleos segregados incluyen todavía “prácticas basadas en la segregación y en la organización en torno a determinadas actividades específicas que se consideran aptas para las personas con discapacidad; tienen un enfoque demasiado médico y rehabilitador; no promueven la transición al mercado laboral abierto, ni remuneran a las personas con discapacidad en igualdad de condiciones con las demás”. Para terminar con esto piden una serie de cambios en la estructura del empleo protegido.

En definitiva, la Observación nº8 señala que, pese a algunos avances, “la falta de acceso al mercado laboral abierto y la segregación continúan siendo los mayores desafíos a superar”. “La discriminación, la denegación de ajustes razonables, los lugares de trabajo inaccesibles y el acoso siguen vigentes” en muchos centros de trabajo, resalta.

El caso de España

En lo que se refiere a nuestro país, la aplicación de estas recomendaciones supone modificar las políticas de empleo para personas con discapacidad. Esto se conseguiría, por ejemplo, potenciando los sistemas de empleo con apoyo en lugar de dar prioridad al empleo protegido, como sucede ahora.

Desde Down España señalan que “es necesario que nuestro país cambie las políticas económicas de apoyo al empleo de las personas con discapacidad, apueste por el empleo de tipo inclusivo y evite que los recursos vayan mayoritariamente al empleo protegido (como pasa actualmente) y se centren en la inserción laboral ordinaria”. También defienden que todas estas recomendaciones deberían formar parte del “Libro Blanco sobre Discapacidad y del proyecto de nueva Ley de Empleo que se debate en la actualidad”.

Para terminar, el documento de Naciones Unidas pide realizar un análisis sobre las barreras a las que se enfrentan las personas con discapacidad en el ámbito laboral y elaborar estrategias y planes de acción para garantizar su derecho al trabajo.