¿Cuáles son los monumentos más…

La Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (Predif) ha presentado datos sobre los monumentos españoles que son más accesibles para personas con movilidad reducida; estos datos han sido recopilados por la compañía Stannah España, que se dedica a fabricar sillas salva escaleras, y ha presentado una lista con los monumentos más accesibles.

Basílica de Nuestra Señora del Pilar

Esta obra arquitectónica, situada en Zaragoza a orillas del Ebro, cuenta con una entrada y un recorrido accesible. Las puertas de la basílica tienen una anchura de entre 70 centímetros y un metro. Una vez dentro encontramos un interior llano y libre de obstáculos. Uno de los principales atractivos de la basílica es su altar, el cual tiene una rampa para poder acceder a él, y a la torre del campanario se puede acceder en un ascensor.

Alhambra de Granada

El complejo monumental que consiste en un conjunto de antiguos palacios, jardines y fortalezas, tiene adaptaciones a lo largo de todo su recorrido para hacerlo más accesible. Según el estudio de Predif “la entrada principal está adaptada, con 1,5 metros de anchura. Además, el pavimento es homogéneo para facilitar el tránsito para aquellas personas con movilidad reducida. Aunque es cierto que hay partes con desniveles, es posible salvarlos gracias a la existencia de itinerarios alternativos y rampas”, especifican desde Stannah.

Catedral de Burgos

La entrada a este templo de estilo gótico tiene unas escaleras, pero se pueden salvar con un recorrido alternativo que ofrece una rampa con una inclinación adecuada (6,9%). El interior de la catedral es totalmente accesible excluyendo la parte del coro, que tiene dos escalones.

Alcázar de Toledo

El acceso a esta fortificación cuneta con una rampa y una escalera con una inclinación adecuada y pasamanos. Además, los pasillos son lo suficientemente anchos para el tránsito y el giro de silla de ruedas. Para salvar los desniveles que tiene el edificio cuenta con ascensores y una plataforma salvaescaleras en una de sus salas.

Palacio Real de Madrid

El edificio contaba con varios problemas en materia de accesibilidad que ha ido adaptando recientemente con la instalación de mecanismos más efectivos. “Además de rampas con una inclinación adecuada para evitar los escalones de acceso a diferentes salas, se encuentran itinerarios alternativos con ascensores y plataformas elevadoras, como la que evita el desnivel en el acceso al archivo general del palacio. Y es que, la instalación de una rampa en este caso no sería viable debido a la inclinación de la misma”, aseguran desde la empresa de accesibilidad.