Los problemas de sueño pueden…

En la imagen, un varón descansando al lado de su despertador.

Los hombres que sufren problemas de sueño, como dificultad para conciliar el sueño y permanecer dormido, tienen hasta un riesgo dos veces mayor de padecer cáncer de próstata, según los datos de un reciente estudio publicado en «Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention», una revista de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer.

«Los problemas del sueño son muy comunes en la sociedad moderna y pueden tener consecuencias adversas para la salud. Las mujeres con trastornos del sueño consistentes han resultado tener mayor riesgo de cáncer de mama, pero se sabe menos sobre el papel potencial de los problemas del sueño en el cáncer de próstata», indicó Lara G. Sigurdardóttir, de la Universidad de Islandia, en Reykjavik.

Precisamente, estudios previos han generado resultados contradictorios sobre una asociación entre las alteraciones del sueño en los turnos de trabajo de noche y el riesgo de cáncer de próstata. Sigurdardóttir y su equipo, por lo tanto, investigaron el papel del sueño en el riesgo de desarrollar este tipo de tumor. Los investigadores siguieron a 2.102 hombres de un estudio que involucró a una muestra establecida, centrada en una población de 2.425 hombres de 67 a 96 años de edad. En el momento de inscribirse en el estudio, los participantes respondieron a cuatro preguntas sobre la interrupción del sueño: si tomaban medicamentos para dormir, tení­an problemas para conciliar el sueño, se despertaban durante la noche con dificultad para volver a dormir o se despertaban temprano en la mañana con dificultad para volver a dormir. Entre los participantes, el 8,7 y 5,7 por ciento reportaron problemas graves y muy graves del sueño, respectivamente, pero ninguno de ellos tení­a cáncer de próstata al comienzo del estudio.

Por último, los investigadores siguieron a los participantes durante cinco años y, durante este periodo, un 6,4 por ciento fue diagnosticado con cáncer de próstata. Después de que los cientí­ficos ajustaran los datos por edad, encontraron que en comparación con los hombres que dijeron no tener problemas para dormir, el riesgo de cáncer de próstata aumenta en proporción con la gravedad de los problemas para dormirse y mantener el sueño, de 1,6 veces a 2,1 veces.