Los españoles pagan el 96%…

España es el paí­s de la Unión Europea donde más dinero tiene que aportar el paciente de su bolsillo para conseguir sus tratamientos dentales.

En concreto, los españoles pagan de media el 96% del coste total que supone ir al dentista. «La salud oral continúa siendo olvidada, tanto por las administraciones públicas como por el sector sanitario y la propia población. Es urgente que los cuidados orales básicos se integren en la Cartera de Servicios, al menos para la población con menos recursos», ha reclamado Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Colegios de Dentistas. «Las personas mayores desdentadas o con prótesis dentales deficientes se van encerrando en sí­ mismas y van disminuyendo sus contactos sociales. Todo ello origina una pérdida de calidad de vida y favorece una muerte prematura», ha explicado Patrick Hescot, presidente de la Federación Dental Internacional (FDI). Lo ha hecho durante la presentación de la segunda edición del Atlas de Salud Bucodental del Consejo de Dentistas de España. De hecho, en nuestro paí­s son ya 803.000 los españoles de más de 65 años que no tienen ni un solo diente en la boca. «Lo que es más importante para los individuos es el autoestima, la calidad de vida y el bienestar. ¿Cómo va a ser posible sin la presencia de un dentista? ¿Cómo es posible hacer actos comunes como beber, comer y tener una vida social y amorosa plena si no hay una buena salud oral?», ha planteado Hescot. Es una pescadilla que se muerde la cola. Existe un gran gradiente social en la distribución de las enfermedades orales. Por ejemplo, el 57% de la población española de entre 65 y 74 años de renta necesita una prótesis dental. Pero su coste y la falta de ayudas públicas lo convierten en un tratamiento de difí­cil acceso. «No es de extrañar que seamos uno de los paí­ses de Europa donde la gente va menos al dentista. No hay ninguna ayuda para que puedan hacerlo», ha criticado Juan Carlos Llodra Calvo, secretario del Consejo General de Colegios de Dentistas de España. Por todo esto, el Consejo General de Dentistas insiste en que «debe cubrirse la atención básica, incluyendo la rehabilitación oral, en los pacientes mayores de bajos recursos, por el impacto que la pérdida dentaria tiene en su calidad de vida», al igual que son «necesarios incentivos que permitan a la población de menos recursos [de cualquier edad] acudir al dentista».