Los cientí­ficos hallan un receptor…

En la imagen, un cientí­fico en un laboratorio de investigación clí­nica.Un grupo de cientí­ficos del Centro Médico de la Universidad de Duke acaban de identificar un receptor en el sistema nervioso que puede ser la clave para la prevención de la epilepsia después de un perí­odo prolongado de convulsiones. Los hallazgos de los estudios en ratones, publicados en la edición digital del pasado jueves de la revista cientí­fica ‘Neuron’, constituyen un objetivo molecular para el desarrollo de medicamentos para prevenir la aparición de la epilepsia, no sólo para controlar los sí­ntomas de la enfermedad.

‘Desafortunadamente, no existen terapias preventivas para cualquier trastorno frecuente del sistema nervioso humano, la enfermedad de Alzheimer, el Parkinson, la esquizofrenia, la epilepsia, con la excepción de bajar la presión arterial con fármacos con el fin de reducir la probabilidad de accidente cerebrovascular’, dijo el autor del estudio, James O. McNamara, profesor de Neurobiologí­a en Duke. La epilepsia es un trastorno neurológico grave caracterizado por convulsiones recurrentes. Dado que los individuos afectados tienen convulsiones que afectan su conciencia y pueden tener problemas de conducta asociados, esta dolencia dificulta sus actividades cotidianas, incluyendo su labor en un puesto de trabajo o la obtención de una licencia de conducir.

Los tratamientos convencionales para el tratamiento de la epilepsia abordan los sí­ntomas de la enfermedad, tratando de reducir la probabilidad de sufrir una convulsión. Sin embargo, muchas personas con epilepsia del lóbulo temporal siguen teniendo convulsiones a pesar de tomar estos medicamentos. “Este estudio abre una nueva ví­a de investigación prometedora en los tratamientos que pueden prevenir el desarrollo de la epilepsia”, afirmó Vicky Whittemore, directora de programa en el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, que supervisa las subvenciones que financiaron el estudio.

Precisamente, los estudios retrospectivos de las personas con epilepsia severa peración antes de la gente empiece a experimentar recurrentes convulsiones del lóbulo temporal. En estudios con animales, la inducción de un estado epiléptico en un animal saludable puede hacer que sea epiléptico. Por tanto, las convulsiones prolongadas se cree que causan o contribuyen de forma importante al desarrollo de la epilepsia en seres humanos.

En el marco de este estudio, cuando los cientí­ficos generaron el estado epiléptico en los animales, tanto los normales como los modificados genéticamente desarrollaron epilepsia. Sin embargo, el tratamiento con un fármaco (1NMPP1) después de un periodo prolongado de convulsiones impidió la epilepsia en los alterados genéticamente, pero no en los ratones normales. ‘Esto demostró que es posible intervenir en el siguiente estado de mal epiléptico y evitar que el animal se convierta en epiléptico’, concluyó McNamara.