Los cientí­ficos descubren los defectos…

En la imagen, una investigadora clí­nica.Conocer los mecanismos por los que el cáncer renal aparece y se desarrolla puede suponer “ir un paso por delante” de esta enfermedad, aumentando así­ las posibilidades de luchar contra ella.

Con ese objetivo, cientí­ficos de varios paí­ses -entre ellos algunos del Instituto de Biomedicina y Biotecnologí­a de Cantabria (IBBTEC), han estudiado los defectos genéticos presentes en el núcleo de los tumores de riñón y han logrado identificar a los implicados en los primeros estadios del desarrollo del cáncer, lo que podrí­a convertirlos en “diana” de nuevas terapias. La prestigiosa revista cientí­fica ‘Nature Genetics’ ha publicado este pasado domingo los resultados de este estudio, liderado por la organización Cancer Research UK del Reino Unido, informa la Universidad de Cantabria.

El artí­culo se titula ‘Genomic architecture and evolution of clear cell renal carcinomas defined by multiregion sequencing’ y los investigadores del IBBTEC han contribuido con su experiencia en el análisis de los datos generados por las modernas técnicas de ultrasecuenciación genómica. Los cientí­ficos analizaron el “complejo” escenario genético presente en los tumores de diez pacientes de cáncer renal y encontraron solo dos defectos genéticos que estaban presentes en todas las muestras obtenidas del mismo tumor. Y, lo que es más importante, eran estos dos defectos los que estaban implicados en el inicio del cáncer.

Por último, más allá de estas mutaciones que componen el ‘tronco’ del tumor, por sus regiones se extienden, como si fuera un árbol, numerosas ‘ramas’. Casi tres cuartos de los defectos encontrados son únicos para cada una de las ramas, una variabilidad enorme que hace muy difí­cil estudiar la genética de un tumor a partir de una muestra o biopsia única. Esto explica por qué los médicos no cuentan con una visión global de la enfermedad en pacientes con este tipo de tumores, y también por qué ciertos tratamientos no son tan efectivos como se espera al atacar sólo a una de las ramas, mientras el resto crece y coloniza el espacio liberado.

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada