Los cientí­ficos desarrollan una nueva…

En la imagen, un grupo de cientí­ficos en un laboratorio.Un grupo de investigadores acaba de desarrollar una nueva técnica que podrí­a utilizarse para convertir las células de los pacientes con enfermedad cardiaca en células del músculo del corazón que actúen como un tratamiento personalizado para su condición, tal y como recoge en su edición digital ‘Stem Cell Reports’.

Los cientí­ficos informaron de la capacidad de convertir las células formadoras de cicatriz en el corazón (fibroblastos) en nuevas del músculo cardiaco en ratones que habí­an experimentado ataques cardiacos. Esto fue posible al regenerar el corazón desde dentro gracias a la inyección de una combinación de tres genes en células de fibroblastos de estos animales. “Este enfoque de la terapia génica se tradujo en nuevas células del músculo cardiaco que laten en sincroní­a con las células musculares vecinas y, en última instancia, mejoran la función de bombeo del corazón”, explica el autor principal, el doctor Deepak Srivastava, del Instituto Gladstone de Estados Unidos.

Precisamente, en esta última investigación, el doctor Srivastava y su equipo persuadieron fibroblastos de células humanas fetales del corazón, de células madre embrionarias y de piel nueva cultivada en el laboratorio para convertirlas en células del músculo cardiaco usando una combinación un poco diferente de los genes, lo que representa un paso importante hacia el uso de esta tecnologí­a para la medicina regenerativa. Otros dos grupos cientí­ficos han informado recientemente de resultados similares utilizando fibroblastos humanos. El equipo prevé que la introducción de estos genes en los corazones dañados mediante la terapia génica podrí­a convertir los fibroblastos en un músculo nuevo, mejorando así­ la función del corazón. “Más del 50 por ciento de las células del corazón humano son fibroblastos, proporcionando una gran reserva de células que podrí­an ser aprovechadas para crear nuevo músculo”, subraya el doctor Srivastava.

Por último, sin embargo, se necesita investigación adicional para mejorar el proceso de reprogramación de células adultas humanas de esta manera. En última instancia, este experto adelanta que sustituir los genes con moléculas similares a fármacos que producen un efecto parecido harí­a el tratamiento más seguro y más fácil de cumplir.

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada