Los cementerios son un año…

Los cementerios madrileños son un año más inaccesibles para las personas con movilidad reducida y, en general, para todas las que tienen algún tipo de discapacidad, que se encuentran con barreras arquitectónicas y de comunicación -a veces infranqueables- para llegar hasta la tumba de sus seres queridos.

Así­ lo ha declarado el presidente de FAMMA y de CERMI Madrid, Javier Font, en la ví­spera del Dí­a de Todos los Santos. Y no lo está siendo, aseguró, ni siquiera en ámbitos de uso cotidiano como el transporte o el urbanismo, lo que hace que en terrenos como el de los camposantos el avance de la accesibilidad sea «inexistente». Cuando el Cermi habla de que los cementerios son inaccesibles se refiere a que están llenos de escalones, desniveles y otras barreras arquitectónicas que dificultan o impiden a los ciudadanos con movilidad reducida llegar hasta la tumba o el nicho de sus seres queridos.