Las sociedades cientí­ficas abogan por…

El presidente de la Federación de Asociaciones Cientí­fico Médicas Españolas (Famcme), Carlos Macaya, apostó por el “cierre”, la “alianza” o la “reconversión” de las unidades o servicios médicos que no cumplan con los estándares de calidad establecidos, que además, añadió, están fijados muchas veces “a la baja”.

“Aquellas unidades (médicas) que no cumplan los estándares de calidad, que son a la baja, deben ser, como mí­nimo, cuestionadas”, afirmó Macaya en la presentación en Madrid de un documento sobre ‘El papel de las sociedades cientí­ficas en el Sistema Nacional de Salud’. En su intervención, el presidente de Facme explicó que ese cuestionamiento puede traducirse en “sacar tarjeta amarilla” a las unidades o servicios hospitalarios que no cumplen los mí­nimos de calidad establecidos para que se sepa que no están haciendo las cosas bien, y si aun así­ no responden, habrí­a que tirar de “tarjeta roja”.

 

Esto “implicarí­a el cierre de unidades, probablemente, su reconversión o la alianza” entre ellas, reconoció el presidente de las sociedades cientí­ficas españolas, que entiende que “lo que no se puede hacer es permanecer pasivo y permitir que haya unidades asistenciales que no cumplan unos estándares de calidad”, mí­nimos, generalmente, cuando se fijan.

Uno de los í­tems que según indicó Macaya marcan los estándares de calidad de una unidad o centro de atención médica viene dado por la cantidad de intervenciones que realiza, de forma que, ejemplarizó, un cirujano que practica 20 intervenciones coronarias al año no ofrece mucha confianza. Preguntado por las repercusiones laborales que tendrí­an estas medidas, Macaya afirmó que no se traducirí­an en despidos, ya que lo normal serí­a reubicar a las plantillas en los nuevos centros, reconvertidos o agrupados.

En la misma lí­nea que el presidente de Facme se manifestó Rafael Bengoa, director de DBS Health (entidad colaboradora en el trabajo sobre las sociedades cientí­ficas), quien puso como ejemplo la reducción de 18 a 8 centros de ictus en Londres. “Lo que vamos a ver en las grandes capitales son movimientos de concentración” para mejorar la calidad asistencial y los costes, vaticinó Bengoa, exconsejero de Sanidad del Paí­s Vasco.

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada