Las personas con discapacidad auditiva…

La Confederación Española de Familias de Personas Sordas (Fiapas) advierte de la necesidad de incrementar las polí­ticas de protección social de las familias de personas con discapacidad auditiva dado el sobrecoste emocional y económico que conlleva la presencia de la discapacidad en uno de sus integrantes.

La confederación se suma a las Naciones Unidas para plantear el papel que tienen las familias en el desarrollo social, analizar los desafí­os a los que se enfrentan las mismas y recomendar soluciones.
En concreto, Fiapas, reclama que se realice la atención precoz e inmediata al diagnóstico, articulada en torno a las familias, y en colaboración con las entidades del Movimiento Asociativo de Familias-Fiapas; que se garantice el acceso inmediato a las prótesis auditivas (audí­fonos e implantes auditivos) y a los productos de apoyo que requieren las personas con sordera (como equipos de frecuencia modulada y bucle magnético); y que se disponga de los recursos que aseguren la educación inclusiva del alumnado con sordera.

Precisamente, al respecto, José Luis Aedo, presidente de Fiapas, advierte que «todo ello, especialmente la adquisición y el mantenimiento de las prótesis auditivas, supone un importante coste económico que las familias no podemos asumir, agravado por la actual crisis económica, lo que incrementa nuestra vulnerabilidad frente al resto de la población».

Por último, además, dada la implicación de estas familias en la atención a sus hijos e hijas con discapacidad, es necesario garantizar medidas de conciliación que permitan a los padres y las madres ejercer su función parental de manera efectiva y en igualdad de oportunidades que el resto de la población.