Las ONG piden al Gobierno…

En la imagen, un voluntario.La Coordinadora de ONG para el Desarrollo España (Congde) propuso este martes al Gobierno que modifique el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2014 para que destine 400 millones de euros de gasto del Ministerio de Defensa a la cooperación al desarrollo.

Precisamente, fuentes de la Congde señalaron que las enmiendas presentadas por esta organización al proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2014 reflejan que hay fondos suficientes para “frenar el desmantelamiento de la polí­tica pública de cooperación”.

Asimismo, la Congde apuntó que “no se entiende” que, con una previsión de crecimiento de un 0,7% del PIB para el año próximo, “la cooperación haya sufrido de nuevo un recorte”, cuando el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó en su reciente intervención ante la Asamblea General de la ONU que a medida que crezca la economí­a española, el Ejecutivo “volverá a apoyar una inversión en cooperación al desarrollo generosa, inteligente y eficaz”.

En este sentido, propuso que el Ministerio de Defensa podrí­a detraer 400 millones de euros de sus presupuestos para 2014, que irí­an a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), la cual “apenas cuenta con fondos para mantener los compromisos irrenunciables de lucha contra la pobreza”. “Entendemos que el papel de España en la construcción de una globalización basada en la paz, la estabilidad y el respeto de los derechos humanos debe ser prioritario en la asignación de gastos del Estado. Por ello, consideramos que la partida gestionada por la Aecid es prioritaria y más efectiva para este fin que la dotación a Defensa”, subrayó.

Por último, la Congde indicó que el Estado español podrí­a ingresar unos 5.000 millones de euros anuales si se hiciera efectiva la propuesta de Directiva relativa al Impuesto sobre las Transacciones Financieras, desarrollada por la Comisión Europea, cantidad que podrí­a utilizarse “para combatir la pobreza y la desigualdad en España y en los paí­ses en desarrollo.