Los expertos reconocen que las…

En la imagen, una paciente con cefalea.Las cefaleas ‘han sido subestimadas, se conocen mal y no reciben el tratamiento adecuado’ por lo que son un motivo de inquietud para la salud pública por la gran discapacidad que las acompaña y por los costes económicos que generan, según ha afirmado el presidente de la Agrupación Territorial de SEDISA en la Comunidad de Madrid y director gerente del Hospital Universitario Prí­ncipe de Asturias de Alcalá de Henares, Félix Bravo, en la jornada de trabajo ‘Impacto de la migraña en la gestión de un hospital’.

La migraña crónica se considera como tal cuando se presenta dolor de cabeza durante 15 dí­as al mes, de los que ocho son de migraña (tipo de dolor de cabeza de muy alta intensidad que asocia nauseas, vómitos, sensibilidad a la luz y a los ruidos, se incrementa con el ejercicio y es pulsátil). Por ello se estima que esta patologí­a afecta al 2 por ciento de la población y ocasiona 58.000 dí­as de invalidez transitoria al año en España.

 

Desde el punto de vista del profesional, «la migraña crónica requiere un mayor consumo de tiempo médico por paciente. Se debe estar seguro de cuáles son los factores de riesgo para cronificarla, para establecer la medicación muy individualizadamente y tratamientos no farmacológicos, como la psicoterapia, que puede ser de utilidad», ha asegurado el jefe de la sección de Neurologí­a del Hospital 12 de Octubre de Madrid, Jesús Hernández Gallego.

Sin embargo, existen criterios esenciales que se pueden tener en cuenta al abordar a este tipo de pacientes como son el control de la obesidad; evitar el abuso de medicación analgésica; evitar el consumo abusivo de cafeí­na; estudiar los trastornos del sueño, y la comorbilidad psiquiátrica.

Por último, por otro lado, el doctor Hernández Gallego, ha señalado que los tratamientos preventivos para la migraña crónica han demostrado ser coste-efectivos. «Su coste se ve compensado con la reducción del absentismo laboral, la entrada en urgencias y el consumo de otros medicamentos caros, además de una mejora de la calidad de vida».