Las caí­das, un efecto colateral…

Investigadores de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, aseguran que las mujeres mayores de 65 años que sufren incontinencia urinaria también tienen un mayor riesgo de caí­das durante la noche, según los resultados de un pequeño estudio publicado en el último número de la revista ‘Journal of Urology’.

Entre las causas, los autores entienden que las mujeres con problemas de incontinencia suelen tener un peor estado de salud fí­sico o mental que las personas de la misma edad que no tienen este problema, lo que las harí­a más propensas a sufrir algún accidente. El estudio se centró en 37 mujeres de edad avanzada con incontinencia urinaria para ver qué factores podrí­an hacerlas más o menos propensas a caerse. Entre las que tení­an más de 74 años, vieron que la mitad tení­a un riesgo alto de sufrir algún accidente por la noche, ya que casi todas decí­an despertarse al menos una vez para ir al baño por la noche, y hasta el 68 por ciento lo hací­a al menos dos veces. Las que tení­an problemas de incontinencia y acababan orinando en la cama cumplimentaron pruebas de rendimiento fí­sico más bajas, y hasta el 61 por ciento tení­an un riesgo muy alto de caí­das. Y cuando los investigadores ajustaron los resultados en función de la edad, el riesgo de orinarse en la cama y la función fí­sica, vieron que sólo este último factor se asoció a un mayor riesgo de caerse. Una asociación que podrí­a determinar por qué orinarse en la cama puede ser un marcador de riesgo de sufrir una caí­da. Estas mujeres, según los autores, deberí­an beneficiarse de intervenciones especí­ficas diseñadas para fortalecer el cuerpo y las extremidades inferiores con el objetivo de minimizar ese riesgo. No obstante, admiten que el estudio cuenta con algunas limitaciones ya que, por ejemplo, no tuvo en cuenta otros factores como la apnea del sueño.