La vitamina D puede revertir…

En la imagen, alimentos ricos en vitamina D dispuestos sobre una mesa.La ingesta de suplementos de vitamina D podrí­a retrasar o incluso revertir la progresión de tumores de próstata de bajo grado o menos agresivos sin necesidad de cirugí­a o radiación, según expondrá un equipo de cientí­ficos este domingo en la 249 Reunión y Exposición Nacional de la Sociedad Americana de Quí­mica.

Si un tumor está presente en una biopsia de próstata, un patólogo clasifica su agresividad en una escala conocida como el Sistema de Calificación de Gleason. Los tumores con puntuación 7 de Gleason y superiores se consideran agresivos y propensos a propagarse, lo que requiere la extirpación quirúrgica de la glándula de la próstata (prostatectomí­a) o radioterapia. Por el contrario, los de 6 o menos puntos de Gleason son menos agresivos y en algunos casos pueden no causar sí­ntomas o problemas de salud.

 

En los casos de cáncer de próstata de bajo grado, muchos urólogos no tratan la enfermedad, sino que hacen lo que se llama “vigilancia activa”, dice Bruce Hollis, de la Universidad de Medicina de Carolina del Sur, en Estados Unidos. “La cura –que supondrí­a cirugí­a o radiación– es probablemente peor que la enfermedad, por lo que esperan un año y luego hacen otra biopsia para ver en qué momento está el paciente”.

Sin embargo, sabiendo que tienen cáncer de próstata, incluso de bajo grado puede hacer que los pacientes y sus familias desarrollen una ansiedad excesiva, lo que induce a algunos hombres a someterse a una prostatectomí­a electiva, a pesar del riesgo de complicaciones como infecciones, incontinencia urinaria y disfunción eréctil. Pero el hombre tiene que esperar 60 dí­as desde el momento de su biopsia antes de poder someterse a una prostatectomí­a, hasta que la inflamación de la biopsia disminuya.

Hollis analizó si dar a estos hombres suplementos de vitamina D durante el periodo de espera de 60 dí­as podrí­a afectar a su cáncer de próstata. Su investigación anterior habí­a mostrado que cuando los hombres con cáncer de próstata de bajo grado tomaron suplementos de vitamina D durante un año, el 55 por ciento mostró disminuciones en las puntuaciones de Gleason o incluso la desaparición completa de sus tumores en comparación con sus biopsias un año antes.

En un nuevo ensayo clí­nico aleatorizado y controlado, su equipo asignó a 37 hombres a someterse a prostatectomí­a electiva o recibir 4.000 U de vitamina D por dí­a o placebo. Unos 60 dí­as más tarde se extrajeron las glándulas de la próstata de los hombres y se examinaron.

Por último, los resultados preliminares de este estudio indican que muchos de los hombres que recibieron vitamina D mostraron mejorí­as en sus tumores de próstata, mientras que los tumores en el grupo de placebo se quedaron igual o empeoraron. Además, la vitamina D provocó cambios drásticos en los niveles de expresión de muchos lí­pidos y proteí­nas de la célula, en particular los que participan en la inflamación. “El cáncer se asocia con la inflamación, especialmente en la glándula de la próstata –detalla Hollis. La vitamina D está realmente luchando contra esta inflamación dentro de la glándula”. La proteí­na más fuertemente inducida por la vitamina D fue una llamada factor de diferenciación del crecimiento 15 (GDF15). La nueva investigación sugiere que los suplementos de vitamina D puede mejorar los cánceres de próstata de bajo grado reduciendo la inflamación y, tal vez, la necesidad de una cirugí­a eventual o un tratamiento de radiación. “No sabemos todaví­a si la vitamina D trata o previene el cáncer de próstata –dice Hollis–. Como mí­nimo, lo que puede hacer es evitar que los cánceres de próstata de bajo grado se disparen”. Hollis destaca que la dosis de vitamina D administrada en el estudio –4000 U– es muy inferior a las 10.000-20.000 U que el cuerpo humano puede fabricar por la exposición diaria al sol.

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada