La presencia de alérgenos se…

Los resultados de un nuevo estudio realizado por cientí­ficos de la Universidad de Massachusetts Amherst, en Estados Unidos, sugieren que habrá importantes incrementos en la producción de polen de gramí­neas y la exposición a alérgenos de hasta un 202 por ciento en los próximos cien años, provocando un impacto significativo en la salud humana de todo el mundo debido a los aumentos previstos en el dióxido de carbono (CO2) y el ozono (O3) por el cambio climático.

Mientras que el CO2 estimula la reproducción y el crecimiento de las plantas, el ozono tiene un impacto negativo sobre el crecimiento de las plantas, argumentan los autores. En este estudio de la especie ‘Phleum pratense’, los expertos, dirigidos por la experta en salud ambiental Christine Rogers, de la Escuela de Salud Pública y Ciencias de la Salud de UMass Amherst, determinaron los efectos interactivos del CO2 y el ozono en los niveles más altos proyectados en la producción de polen y las concentraciones de una proteí­na del polen de esa planta que es un importante alérgeno humano.

 

Rogers y colegas de la Universidad de Massachusetts Amherst, como la investigador postdoctoral y primera autora Jennifer Albertina, escriben en un artí­culo publicado en ‘Plos One’: “Las consecuencias del aumento de CO2 en la salud humana son claras. La estimulación de la producción de polen de gramí­neas por niveles elevados de CO2 aumentarán las concentraciones suspendidas en el aire y elevarán la exposición y el sufrimiento de personas alérginas al polen de gramí­neas”.

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada