La nueva regulación del Taxi…

EurotaxiFAMMA-Cocemfe Madrid denuncia que la nueva regulación del taxi supone una discriminación para el colectivo de la Discapacidad, ya que al no hacer excepciones con los Eurotaxi el servicio ofrecido a este conjunto de personas se ve mermado enormemente, lo que supone un obstáculo para el libre desplazamiento de las personas con algún tipo de movilidad reducida. Un servicio de transporte adaptado, catalogado por el propio sector de la discapacidad, como el mejor servicio público de transporte puerta a puerta.

Según Javier Font, presidente de FAMMA “Como en otras muchas ocasiones”, añade, “los acuerdos se firman sin tener en cuenta a un colectivo con unas necesidades particulares que se hacen más que evidentes a la hora de desplazarse».

 

El pasado 27 de abril, el pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó la modificación de la Ordenanza Reguladora del Taxi, que limita a un máximo de 16 horas diarias el tiempo que puede circular un taxi que tenga un único conductor, y a 18 a los que tengan dos o más conductores. Esta nueva normativa, no ha tenido ninguna consideración ni sensibilidad hacia el colectivo de la Discapacidad incluyendo en esta medida a los taxis adaptados, lo que constituye un despropósito al propiciar que el número de euro-taxis se vea reducido a lo largo de la jornada pero,  más aún si cabe, en las horas nocturnas al ser durante éstas cuando menos vehí­culos adaptados están en funcionamiento.

 

“Desde FAMMA-Cocemfe Madrid venimos reclamando desde hace mucho tiempo una normativa especí­fica aplicada al Euro-taxi, que evite que la adopción de medidas generales para todo el gremio de taxistas madrileños no merme la calidad del servicio que ofrece este medio de transporte tan fundamental para las personas con discapacidad”, afirma Javier Font, presidente de la Federación.

 

FAMMA-Cocemfe Madrid recuerda que el perjuicio causado por esa limitación horaria, está convirtiendo la tarea de encontrar un taxi adaptado en el mes de agosto en un auténtico calvario; ya que durante este mes estival, todos los taxistas madrileños, sin distinciones, se verán obligados a realizar un paro de quince dí­as, de tal manera que el servicio de taxis adaptados está bajo mí­nimos. A esta circunstancia se suma que, con la escasez de vehí­culos adaptados, se encarece el servicio de manera exponencial, lo que dificulta poder acceder a este tipo de servicios a las personas con discapacidad que cuentan con unos ingresos muy reducidos que, junto a unas ayudas también ridí­culas por parte de la Comunidad de Madrid hacen prácticamente inviable la utilización de este servicio adaptado por las personas con discapacidad. La Federación considera este hecho, como otra manera de reducir el beneficio social para lo que se creó este servicio que deberí­a cumplir con su objetivo principal; mejorar la integración social de las personas con discapacidad.

 

Ante este agravio ocasionado a las miles de personas con problemas de movilidad en la Comunidad de Madrid, la Federación exige de nuevo una regulación única para el servicio de Euro-taxis, de forma que la falta de sensibilidad que parece inundar algunas negociaciones no sea un impedimento para que el colectivo pueda tener garantizados sus desplazamientos de manera que tengan el acceso a una vida lo más sencilla posible.

 

A la comunidad de Madrid, la Federación le pide reconsidere sus ayudas y las aumente para multiplicar las posibilidades de integración y de acceso al empleo de las personas con discapacidad en la Comunidad de Madrid.