La futura Ley de Accesibilidad…

El consejero de Fomento e Infraestructuras, Francisco Bernabé, ha anunciado que la futura Ley de Accesibilidad Universal de la Región de Murcia, que contará con un amplio articulado, “introduce diversas medidas que permitirán garantizar la plena integración de las personas con discapacidad auditiva mediante la supresión de las barreras de comunicación y fija las condiciones de accesibilidad de este colectivo en los espacios públicos urbanizados, la edificación y en el campo de la movilidad”.

“Se caracteriza por llevar al máximo valor el carácter transversal, no sólo tiene en cuenta las necesidades y demandas de las personas con discapacidad fí­sica y problemas de movilidad, sino que amplí­a el concepto de accesibilidad al ámbito sensorial, tanto auditivo como visual”, subraya el consejero. Bernabé, acompañado por la presidenta de la Federación de Asociaciones de familias de personas sordas de la Región de Murcia (Fasen), Rosa Marí­a Sánchez, ha visitado a la sede de la Asociación de padres de niños con problemas de audición y lenguaje (Aspanpal), donde ha conocido cómo los profesionales de este centro ofrecen un amplio número de servicios e intervenciones a niños con discapacidad auditiva o con sordoceguera, a su familia y a su entorno. Publicidad En este sentido, ha explicado que los ejes de actuación de la futura norma, que se remitirá al Consejo Económico y Social y al Consejo Jurí­dico de la Región para que emitan sus correspondientes dictámenes, “son la accesibilidad universal, la igualdad de oportunidades, la no discriminación y la protección social”.

En este sentido, señala que el proyecto de ley “incorpora medidas que permiten a las personas con dificultades de integración derivadas de la falta de audición acceder a la información auditiva y/o visual y desarrollar acciones comunes en su vida diaria, como abrir la puerta cuando llaman el timbre o entender lo que dicen en la televisión”. “Se trata de entender la comunicación con un carácter transversal para que cualquier persona, con independencia de su condición fí­sica o sensorial, disfrute de una vida en plena igualdad de condiciones, ya que todas las dificultades pueden resolverse y paliarse mediante el empleo de ayudas técnicas y adaptaciones, que contribuyen decisivamente a mejorar su calidad de vida”, apunta Bernabé.

La futura Ley de Accesibilidad Universal recoge que los espacios públicos deberán contar con sistemas accesibles, como ascensores con un indicador sonoro y visual de parada y de información de número de planta, teléfonos públicos que incorporen un sistema audible en todas las teclas y señalización visual y acústica que permita el acceso a la información esencial a todas las personas. Igualmente, contempla que en zonas de gran concurrencia de público la información ofrecida de forma sonora estará disponible también de forma escrita por medio de paneles. Asimismo, se dotarán viviendas accesibles para personas con discapacidad auditiva, exigiendo la reserva de plazas y la señalización de elementos con el fin de facilitar el acceso y la utilización independiente y segura de los edificios.