La flora intestinal humana se…

Las dietas bajas en fibra tí­picas de los paí­ses industrializados conllevan efectos muy nocivos para nuestra flora intestinal.

Y es que según muestra un estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford (EE.UU.), el consumo de este tipo de dietas puede suponer que los habitantes del mundo occidental perdamos la mayor parte de nuestras bacterias intestinales en tan solo cuatro generaciones. Además, y una vez ”˜extinguidas”™, estas especies bacterianas, fundamentales no solo para nuestra digestión, sino también nuestro sistema inmune, no pueden recuperarse con un simple incremento del consumo de fibra. Como explica Justin Sonnenburg, director de esta investigación publicada en la revista «Nature», «la proliferación de alimentados procesados y prácticamente libres de fibra que se inició hacia la mitad del siglo XX ha conllevado que, a dí­a de hoy, el consumo de fibra per cápita en las sociedades industrializadas sea de unos 15 gramos diarios. Y esta cantidad supone solo una décima parte de lo que consumen las cada vez más escasas sociedades agrí­colas y de cazadores-recolectores, cuya alimentación y modo de vida seguramente se aproximen más a las que llevaban nuestros ancestros comunes».

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada