La FAO lamenta que la…

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) se propone evitar que la dieta mediterránea desaparezca al constatar que ha cambiado al dejar atrás frutas y legumbres para orientarse más hacia la carne y los productos lácteos debido a la globalización, la comercialización de alimentos y los cambios en los estilos de vida.

Así­ lo afirma en un informe elaborado junto al Centro Internacional de Altos Estudios Agronómicos Mediterráneos (Ciheam), un grupo de 13 paí­ses que cooperan en los ámbitos de la agricultura, la alimentación, la pesca y los territorios rurales en el Mediterráneo. El estudio, hecho público este jueves, examina los efectos negativos de los cambios en las pautas alimentarias en el Mediterráneo.

 

El informe señala que la región mediterránea está experimentando una “transición nutricional” y se está alejando de su antigua dieta, considerada durante mucho tiempo un modelo de vida saludable basado en sistemas alimentarios sostenibles que preservan el medio ambiente y empoderan a los productores locales.

Además, apunta que muchos paí­ses de la región se enfrentan cada vez más a la obesidad y el sobrepeso, mientras que en el Mediterráneo meridional (es decir, los paí­ses africanos) siguen luchando contra la subalimentación y los del sur y este del mar intentan combatir el retraso en el crecimiento de los niños menores de cinco años. El informe añade que el Mediterráneo en su conjunto está viendo un aumento de las enfermedades crónicas debidas a la alimentación, que conducen cada vez más a la discapacidad y la muerte.