Investigadores japoneses logran avance en…

Cientí­ficos de la Universidad de Kioto (Japón) han obtenido resultados positivos para tratar la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), también conocida como enfermedad de Lou Gehrig, con el uso de células madre pluripotentes inducidas (iPS). El equipo, del Centro para la Investigación y la Aplicación de Células iPS de esta universidad nipona, planea desarrollar ahora un tratamiento experimental para esta enfermedad.

El objetivo es verificar la seguridad y la viabilidad de aplicar ácido anacárdico sobre células nerviosas de tipo motor, algo que le ha dado resultados positivos en los experimentos realizados en el laboratorio.

La investigación podrí­a tardar en torno a una década en desembocar en la producción de un medicamento comercial, pero representa un avance significativo para el tratamiento del ELA, enfermedad que provoca una progresiva parálisis muscular y cuyo origen sigue sin conocerse.

Tras los estudios realizados, el grupo de cientí­ficos, liderado por el profesor Haruhisa Inoue, ha estimado que la afección podrí­a estar provocada por una anormalidad estructural en las células nerviosas motoras.

El equipo reunió primero células cutáneas de tres personas que padecen ELA y de cinco que no la sufren.

A partir de ese material genético el equipo generó células iPS (que poseen la capacidad de convertirse en cualquier tipo celular especializado), y a partir de ellas produjo células nerviosas de tipo motor.

Al comparar este último tipo de células, el grupo observó que las protuberancias que transmiten señales desde el cerebro a los músculos esqueléticos eran más cortas en aquellas producidas a partir de tejido de personas con ELA, las cuales además registraban altas cantidades de una proteí­na muy asociada a esta enfermedad.

Cuando los investigadores expusieron las células al ácido anacárdico, compuesto quí­mico de origen vegetal que se cree podrí­a inhibir el crecimiento de algunos tumores cancerí­genos, las protuberancias alcanzaron una longitud normal y el nivel de la proteí­na descendió.

El equipo ha empleado en su investigación los hallazgos del reconocido cientí­fico japonés Shinya Yamanaka, que en 2006 fue el primero en generar células madre pluripotentes inducidas y es el actual director del Centro para la Investigación y la Aplicación de Células iPS de la Universidad de Kioto.

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada