Los investigadores denuncian retrasos en…

En la imagen, un paciente con cáncer recibe ayuda.El doctor José Enrique Alés, miembro de la Junta Directiva del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (Geicam), aseguró este lunes que «España ha pasado de ser un paí­s donde los nuevos tratamientos farmacológicos del cáncer de mama se incorporaban rápidamente para que se beneficiaran los pacientes, a ser uno de los que más tarda en hacer llegar los fármacos a la población».

Precisamente, el doctor Alés se manifestaba así­ en la rueda de prensa en la que la Federación Española de Cáncer de Mama (Fecma) presentó el Manifiesto 2013 con motivo del Dí­a Internacional del Cáncer de Mama, que se celebra el 19 de octubre.

Señaló que esta situación constituye «un riesgo porque existe el peligro de que por esta causa el capital que investiga en España tratamientos para este tipo de tumor se vaya a otros paí­ses que aplican rápidamente sus tratamientos».

Por su parte, el doctor Juan Jesús Cruz, presidente de la Sociedad Española de Oncologí­a Médica (SEOM), declaró que «todos estamos por la sostenibilidad del sistema público de salud, pero donde hay que invertir realmente no se puede recortar». EL doctor Cruz aseguró que hay otros muchos gastos del sistema sanitario en los que se puede reducir presupuesto antes que en la investigación y aplicación de fármacos.
Puso, además, de manifiesto que no en todas las comunidades autónomas se registran los mismos problemas para que los médicos puedan prescribir un fármaco novedoso. Según una encuesta realizada por su organización, donde más trabas hay para acceder a nuevos tratamientos es en Andalucí­a y Cataluña.

Por otro lado, la doctora Eva Marí­a Ciruelos, ejecutiva del Grupo Solti, aseguró que hay que eliminar las desigualdades que los pacientes y los médicos encuentran en los diferentes centros hospitalarios de España, «porque se da la paradoja que en unas comunidades autónomas se dispensan algunos tratamientos contra el cáncer de mama a los que en otras regiones o incluso en otro hospital de una misma comunidad no hay acceso, o al menos con la misma facilidad».

Por último, asimismo, hizo hincapié en la necesidad de fomentar la investigación trasnacional porque, a su juicio, será la que permitirá que se puedan comprobar cuanto antes los beneficios de cada tratamiento nuevo y hará que cada paciente reciba el fármaco que necesite, ahorrándole efectos secundarios, y reduciendo costes al Sistema Nacional de Salud (SNS).