Una mujer con un niño…

Miguel íngelInmaculada tiene 32 años, una crí­a de ocho y un chaval de 11, Miguel íngel, que observa el mundo desde su silla de ruedas: tiene parálisis cerebral. La mujer cogió una excedencia en enero “porque operaban de las arterias a mi padre”. Dejó de cobrar y pasó a vivir con sólo los 370 euros de pensión que le pasa su ex marido. El alquiler del piso costaba 50 euros menos, así­ que dejó de pagar unos meses. El juez notificó su desahucio, que tiene fecha: 13 de febrero.

Tras meses de protesta, la mujer tuvo que irrumpir en un pleno del Ayuntamiento para quejarse por su situación. Fuentes municipales admiten que tomaron en consideración su caso al lograr cierto “impacto mediático”. Le prometen una solución que no ha llegado todaví­a.

El piso en el que aún vive, de 40 metros cuadrados, ni siquiera está adaptado a las necesidades de Miguel íngel. “Para que él pueda hacer sus ejercicios y camine un poco tengo que salirme yo de su habitación… Y ni siquiera hay plato de ducha. Tengo que cargarle y meterle yo en la bañera”, dice la mujer.

Gracias a la presión vecinal, Inamculada fue readmitida en su trabajo en Alcampo después de su excedencia, “no querí­an que volviera, pero gracias a los vecinos aceptaron”. Ahora, está en lista de Cáritas para recibir comida, pero no se hace muchas ilusiones: “La última vez me dieron dos yogures y dos pimientos. Los yogures caducaban al dí­a siguiente”, explica. En el Ayuntamiento de Alcobendas aseguran que “se le ha prometido una solución, y se dará”.

Dejar un comentario

Tu dirección no será publicada